Gustavo Vélez

Punto de Vista

Por Gustavo Vélez
💬 0

Apertura comercial y crecimiento económico

Gustavo Vélez

La apertura comercial y sus efectos globales se ha convertido en el eje central de intensas batallas entre Estados Unidos y China. La discusión ha tenido efectos colaterales en nuestro hemisferio y en nuestro entorno comercial. La globalización comienza a ser sacudida por movimientos populistas a través de todo el planeta. Los desequilibrios sociales y económicos que han creado los procesos de apertura comercial están generando cuestionamientos por parte de nuevas fuerzas políticas tanto en Estados Unidos (Trump), Inglaterra (Brexit) y Venezuela (chavismo).

Puerto Rico, al ser parte del sistema arancelario de Estados Unidos, se puede afectar de todas estas dinámicas, de las cuáles no tenemos control. Nuestra presencia comercial e internacional ha sido mínima debido a la limitada oferta exportadora propia. A nivel local, el 90% de la actividad comercial externa, la llevan a cabo las multinacionales que aún quedan de lo que fue el esquema conocido como la Sección 936.

Sin embargo, los efectos finales de las guerras comerciales tendrán un efecto sobre las posibilidades del empresariado local, dentro del nuevo orden que surja de todo este proceso. Casualmente, en medio de esta guerra comercial, ocurre el encuentro del G-20, organismo que reúne a las 20 economías más desarrolladas del mundo, en Osaka, Japón.

PUERTO RICO EN EL CONTEXTO COMERCIAL DE AMÉRICA LATINA

El tema de la apertura comercial y la libertad económica fue precisamente uno de los temas discutidos en un evento que se llevó a cabo esta semana en Santo Domingo. Tuve el privilegio de participar como panelista en este evento, en representación del Centro para la Renovación Económica, Crecimiento y Excelencia (CRECE). Junto al economista argentino, Martín Krause, y el Dr. Roberto Salinas, del Atlas Network, presentamos diversas perspectivas sobre los retos de la apertura comercial en América Latina.

En mi presentación titulada “Análisis de la Libertad Comercial en América Latina”, expuse cómo la apertura comercial y los tratados de libre comercio, han sido un factor positivo para el crecimiento económico en el continente.

Fundamentado en los informes del Heritage Foundation sobre libertad económica e informes del Banco Mundial, pude realizar un análisis de correlación que nos permitió validar que la apertura comercial ha sido de beneficios para las economías de América Latina. Libertad comercial, según el índice de libertad económica que produce el Heritage Foundation, se define como la menor cantidad de barreras arancelarias y no arancelarias.

Según las métricas del Heritage Foundation, las cinco economías con mayor libertad comercial, en América Latina en el 2018, fueron Chile (88.7), México (88) y Guatemala (87.2), Perú (87.1), y El Salvador, con 86.4. Puerto Rico, con un índice de 80, ocupó la posición número 11.

Economías con un índice entre 100 y 80, se consideran libres, siendo 100 el mayor valor del índice. Por ejemplo, Cuba y Venezuela, regidas por gobiernos totalitarios de orientación socialista, tuvieron índices de 64.7 y 58.7 en el informe de libertad económica del 2018.

EFECTOS SOBRE LAS ECONOMÍAS DE LA REGIÓN

Nuestro análisis, validó que existe una estrecha correlación entre los índices de libertad comercial y el desempeño económico medido por el PIB. Por ejemplo, Chile que tiene uno de los índices más grandes de libertad comercial, ha tenido un crecimiento promedio de 2.2% durante los últimos cinco años. México, segundo país con mayor libertad comercial, ha tenido un crecimiento de 2.5%. Mientras que Guatemala y Perú, tuvieron crecimientos económicos de 3.6%, respectivamente. Finalmente, El Salvador, con el quinto mejor índice de libertad comercial, tuvo un crecimiento anual promedio en los últimos cinco años de 2.1%.

Para afianzar la integración comercial, la región ha desarrollado diversos tratados comerciales de carácter multilateral como el Mercosur (1991), el Pacto Andino (1969), y más reciente, el CAFTA-DR (2006). De forma conjunta, dentro de estos acuerdos se generan $80,000 millones en comercio entre las economías participantes.

América Latina, con el cuarto Producto Interno Bruto (PIB) de $5.6 trillones (consolidado) a nivel global, debería posicionarse como un jugador importante en el escenario global. Ante la guerra comercial de Estados Unidos con China, las economías de la región pudieran capitalizar, para aumentar las exportaciones hacia la economía más grande del mundo. Los países de la región deberían afianzar su colaboración promoviendo políticas económicas de apertura al mercado y fomentar las exportaciones, para lograr la estabilidad y el crecimiento regional.

Finalmente, nos parece importante establecer que se deben incorporar políticas económicas que promuevan de manera óptima, la distribución de las riquezas generadas por la apertura comercial el crecimiento. En la medida en que la mayor cantidad de sectores se beneficien del comercio exterior, mejor serán el nivel de vida que tendrán las economías participantes de la globalización.

Otras columnas de Gustavo Vélez

miércoles, 18 de septiembre de 2019

El desperdicio de una oportunidad histórica

Ya a mediados del 2018, el gobierno local demostró incapacidad para habilitar los procesos de cumplimiento, en lugar de comenzar a crear planes de reconstrucción, argumenta Gustavo Vélez

💬Ver 0 comentarios