Christa von Hillebrandt-Andrade

Punto de Vista

Por Christa von Hillebrandt-Andrade
💬 0

Aprender a vivir con los sismos

En estos días hemos quedado desconcertados con la actividad sísmica en el Sur de Puerto Rico. No es para menos y nos unimos al dolor y tristeza de aquellos que han sido impactados.  A diferencia de un huracán, que después que pasa se despeja y nos podemos enfocar en la respuesta a la emergencia, lo más natural es que la tierra siga temblando después de un terremoto

Sin duda, debido a la magnitud del terremoto de la madrugada del 7 de enero, las réplicas seguirán.  Estos temblores menores al evento principal son señales que las rocas en el área de ruptura de la falla están reacomodándose.  Es como una mudanza de casa, toma tiempo una vez que nos mudamos que tengamos todo en su lugar. 

Cada temblor también arroja luz sobre la falla o fallas responsables de los movimientos. Con cada sismo aprendemos más sobre las dimensiones y tipos de ruptura. Como la mayoría de sismos están ocurriendo en el fondo del mar, no es fácil acceder y estudiar estas fallas. 

Cuando podamos hacer una expedición oceanográfica a la zona sísmica, analizaremos los temblores para ver qué revelan del interior de la tierra y con esta información entender mejor los peligros a los cuales estamos expuestos. 

Sería desconcertante que después de un sismo como el de la madrugada del martes, 7 de enero de 2020, no ocurran réplicas. La ausencia de réplicas podría ser una señal que la energía se ha pasado a otro segmento de la falla o inclusive otra falla y aumente la probabilidad de otro terremoto. 

En Puerto Rico, especialmente en el área sur, por meses seguirán sintiendo temblores. Y sí, aunque no nos gusten, nos producen temor, nos acostumbraremos, como se han acostumbrado en Chile, Ecuador, México, California, Indonesia, Japón y tantos otros lugares donde han ocurrido y se han levantado de terremotos. 

Además de preocuparnos por las réplicas, también preocupa si estos temblores presagian un terremoto más grande. Muchos se preguntan, ¿será inminente un terremoto más grande?  La realidad es que simplemente no se sabe a ciencia cierta. Aunque mucho menos probable, es algo que no podemos descartar.  

El Servicio Geológico de los Estados Unidos ha indicado que la probabilidad de un terremoto mayor en la región sur de Puerto Rico es de 1%.  Sin embargo, mientras más tiempo pase sin que ocurra un terremoto mayor, menor es la posibilidad que ocurra uno. 

Ojo, muchas personas, la mayoría por ignorancia, irresponsablemente afirman y difunden información falsa sobre la amenaza sísmica y dan pronósticos. Si una información no parece creíble, seguramente es falsa. 

Después de los terremotos es muy común que aparezcan esos susodichos expertos. Ante la duda, busque información oficial y de fuentes confiables. El país tiene organizaciones como la Red Sísmica de Puerto Rico y profesionales expertos cuya misión es monitorear, estudiar e informar responsablemente sobre los temblores. 

Y mientras sigan ocurriendo temblores, vamos a aprender a vivir con ellos. También vamos a ajustar y mejorar nuestros planes de respuesta. Mejores planes, sin duda, traerán paz.  Y paz es lo que necesitamos. 

Otras columnas de Christa von Hillebrandt-Andrade

jueves, 30 de enero de 2020

Sismos: no podemos bajar la guardia

La sismóloga Christa von Hillebrandt afirma que no podemos bajar la guardia ante la frecuencia sísmica en Puerto Rico y tenemos que estar confiados en nuestra resiliencia

💬Ver 0 comentarios