Ramón Negrón Soto

Punto de Vista

Por Ramón Negrón Soto
💬 0

Aprender a votar para ayudar a Puerto Rico

Todos estamos de acuerdo en el derecho constitucional que tenemos a poder expresarnos y levantar la voz sobre lo que consideramos injusto.  Ahora bien, esas protestas en defensa de la dignidad humana y otros derechos no pueden ir acompañadas de coartarle el derecho de vivir y disfrutar en paz a otros ciudadanos, como es recurrir o apoyar el vandalismo. Aquellos que convocan y lideran las protestas merecen el mayor respeto y consideración. Lamentablemente, las protestas legítimas del Verano 2019 y las más recientes han sido aprovechadas por algunos para vandalizar y destruir propiedad pública y privada.  Ello no puede tolerarse, correspondiendo a los organizadores tomar medidas para evitarlo. 

 Las protestas con el llamado y participación de figuras reconocidas en la clase artística y deportiva son concurridas y despiertan e influyen para lograr que el gobierno atienda los reclamos del pueblo. Pero debemos tener presente que esa no es la única manera de reclamar acción al gobierno. Los universitarios y agrupaciones profesionales, cívicas y de otra naturaleza deben activarse y actuar. Así, mas allá de reclamar la renuncia de los políticos incumbentes, esas entidades pueden exigir acción en áreas específicas, incluyendo proponer soluciones, tales como:    al desorden en la planificación concediendo permisos de construcción en la zona marítima, en áreas inundables y susceptibles de tsunamis, al deficiente trámite de la permisología de construcción y  apertura de nuevos negocios en detrimento de la economía, el llamado a destinar recursos para mejorar y construir edificios y facilidades que resistan terremotos como un nuevo hospital de trauma, entre otros. 

No debemos perder de perspectiva que a quienes los grupos de protesta han solicitado la renuncia son personas que ocupan puestos por haber sido electos por una mayoría de los votantes en pasadas elecciones. Así, el problema de fondo es que tenemos que aprender a votar tomando en consideración las virtudes y defectos de cada candidato.  Ese voto informado requiere que se oriente cuáles son los candidatos viables a los puestos electivos, exigiendo su compromiso con eliminar la corrupción y llevar al gobierno personas que tengan la experiencia y los méritos fuera de consideraciones partidistas.  Más importante aún, se debe exigir a esos candidatos y sus partidos o agrupaciones políticas que actúen con la verdad.  No es aceptable que, en ningún aspecto, principalmente en las alternativas de estatus, se esconda la verdad con el propósito de engañar al electorado.  La mentira causa un daño irreparable jugando con los sentimientos de personas que de buena fe en su momento se sentirán traicionados y engañados. 

La verdadera protesta se acerca en noviembre próximo cuando el puertorriqueño salga a votar y seleccione aquellos que hablan con la verdad y que hagan promesas realistas y pertinentes al momento histórico que vivimos.


Otras columnas de Ramón Negrón Soto

💬Ver 0 comentarios