Joel Acevedo

Tribuna Invitada

Por Joel Acevedo
💬 0

Aprender: entre dolor y placer

Inquieto, distraído, activo y olvidadizo. Comienza, posterga, cambia y nunca termina. Parecería que en el espacio que existe entre la idea y la ejecución hay múltiples elementos que desvían la atención. Esta es la realidad del estudiante con problemas de concentración.

En su mente está la intención de enfocar y prestar atención. Sin embargo, su cerebro tiene una tendencia al placer inmediato, a resultados rápidos, pero, al no verlos inmediatamente, prefiere optar por otros elementos.

El cerebro es un órgano que consume 20% de la energía del cuerpo y eso lo convierte en el mayor ahorrador de energía, por lo que utiliza la evitación y el placer inmediato como mecanismos de ahorro. Es decir, en su tendencia a evitar el dolor y la disciplina, el cerebro opta por acceder al placer inmediato y esto permite diversos errores cognitivos como la ignorancia invisible, que es cuando el cerebro completa información sin haber analizado la misma.

Esa es la razón de la famosa conducta de postergar, de dejar las cosas para después. La mente va creando unos atajos (shortcuts) para accederlos y no tener que pasar el trabajo de pensar. Tal como lo hace la plataforma de búsqueda de Google cuando vamos a escribir. Al escribir las primeras letras Google te sugiere, conforme a las búsquedas registradas, las palabras y las completa. Así no pasas el trabajo de escribirlas. De la misma manera la mente, antes de optar por el dolor o la disciplina, prefiere sugerirte una conclusión ya registrada en los atajos.

Ante tal fenómeno es necesario desacelerar nuestras mentes. Siempre nuestro cerebro deseará evitar el dolor y la disciplina. Es nuestro trabajo llevarlo al punto de retrasar el placer, de desarrollar los controles internos, el control ejecutivo.

Entre la idea y la acción siempre habrá distracción. El nivel de enfoque determinará los resultados. En el escenario académico no es la excepción. El educador tiene el reto de cruzar ese pensamiento asociado al placer inmediato con el que viene el estudiante. Los padres, por su parte, tienen el reto de guiarlos a través de rutinas que propicien el retraso del placer y vayan encontrando el beneficio de la disciplina mediante la retribución.

Otras columnas de Joel Acevedo

jueves, 28 de febrero de 2019

Concentrarse al natural

El profesor Joel Acevedo expone estudio sobre técnicas de concentración

jueves, 14 de febrero de 2019

Escuchar para poder enseñar

El profesor Joel Acevedo explica la pertinencia de aplicar la metodología adecuada al enseñar

lunes, 4 de febrero de 2019

La memoria después de los 35

El profesor Joel Acevedo comenta sobre cambios en la mente humana después de los 35 años y cómo proteger la memoria

jueves, 31 de enero de 2019

Educando a los padres

El profesor Joel Acevedo argumenta sobre la enseñanza que se adapte a la formas de aprender de los niños

💬Ver 0 comentarios