José A. Franceschini Carlo

Tribuna Invitada

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

Aprender inteligencia emocional para resolver los problemas

Si conocemos el concepto de inteligencia emocional, con la que no se nace pero se puede aprender, mejoraríamos como individuo y mucho más como colectivo.  Continuamente oigo nuestras quejas, con razón, sobre la situación de Puerto Rico y me pregunto qué podemos todos hacer para mejorar nuestra situación personal y colectiva.  Propongo la inteligencia emocional como parte de la solución.

Daniel Goleman, padre de la inteligencia emocional, propone en su libro del mismo título que nos debemos “automotivar”, que no podemos esperar a que vengan a resolver nuestros problemas, debemos nosotros tomar acción.

Sigue con “persistir frente a las decepciones”, lo cual es esencial, no darnos por vencido si las cosas no salen como esperamos.  Cometeremos errores pero eso no debe ser motivo para dejar de persistir.  Nada en la vida viene fácil.

Controlar nuestros impulsos”.  La impulsividad está entre los defectos o limitaciones que más debemos controlar y muchas veces nos mete en problemas.  Debemos pensar bien antes de actuar.  Debemos poder analizar qué es lo que vamos a hacer o decir antes de actuar.  La impulsividad se considera un defecto de personalidad.

 “Demorar la gratificación” es de las características más importantes para lograr objetivos a mediano o largo plazo.  Los que hemos estudiado una carrera profesional hemos demorado la gratificación.  Los que han abandonado la escuela no aprendieron a demorar la gratificación. Para lograr un mejor Puerto Rico tenemos que entender que nos tomará un tiempo, que puede ser largo.  Por eso se habla de hacer un plan de 25 años. Pero ningún gobierno ha querido hacer esto, porque todos solo piensan en su actual gobierno, cómo ganar las próximas elecciones, y no pueden demorar la gratificación.  Hay que enseñar, en especial a nuestros hijos, la importancia de demorar la gratificación.

Goleman continúa con “regular nuestro humor”.  Esto quiere decir que no podemos seguir con un ánimo deprimido y pesimista. Tenemos que aspirar a un estado de humor saludable y optimista, creer en nosotros mismos, que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.  Puerto Rico está emocionalmente deprimido y tenemos individualmente que salir de ese pesimismo y decirnos, si otros lo han logrado nosotros lo podemos lograr’’.  Nos tenemos que subir nuestra autoestima individual y colectiva.

El neurocientífico continúa con “evitar los trastornos que disminuyan nuestros pensamientos”. Se refiere a las intoxicaciones, al estrés severo, a los golpes a la cabeza.  Cada uno de nosotros es responsable de esa joya que la vida nos dio, nuestro cerebro.  Debemos evitar todo lo que  afecte nuestros pensamientos y, por otro lado, darle a nuestro cerebro todas las posibilidades de desarrollo educándonos en distintos temas importantes para nuestro presente y futuro.

Finaliza Goleman su definición de inteligencia emocional con “mostrar empatía y abrigar esperanzas”, que no es otra que demostrar nuestra sensibilidad individual y como colectivo ante el sufrimiento de los más afectados.  La empatía es necesaria para mejorarnos como seres humanos; es necesaria para poder ayudarnos todos, para poder convertirnos en una verdadera nación de todas y todos.

Sin esperanzas perdemos lo más importante que es ver un mejor futuro.  Todas y todos tenemos que mantener esas esperanzas para poder sacar a Puerto Rico de este abismo en que nos han tirado y que solo nosotros mismos vamos a poder salir adelante. 

💬Ver 0 comentarios