José Enrique Fernández

Punto de Vista

Por José Enrique Fernández
💬 0

A promocionar la universidad

Todos queremos lo mejor para Puerto Rico. Por esta razón deseamos contar con un sistema escolar en el que la juventud puertorriqueña pueda recibir una educación de excelencia.

Tenemos que preguntarnos, sin embargo, ¿por qué no hemos podido mejorar el sistema educativo? Si tanta gente valiosa trabaja en este, si el gobierno le dedica anualmente más de dos billones de dólares, si el gobierno federal aporta casi otro billón, si tanto es lo que también invierten organizaciones sin fines de lucro, ¿qué es lo que no se está haciendo bien que no acabamos de ver materializada la enseñanza de calidad que Puerto Rico y sus niños se merecen?

No podemos ni debemos evadir esta pregunta. Tenemos que insistir en ella porque solo dando con alguna respuesta es que podremos dejar atrás la desesperanza.

En la Fundación Kinesis le hemos dado una respuesta y hemos articulado estrategias que nos han permitido atender con éxito a los estudiantes que llegan hasta nosotros en busca de ayuda y, a la vez, colaborar con las escuelas públicas que voluntariamente hemos ido adoptando a través de toda la isla. La respuesta que hemos ofrecido tiene que ver con la ausencia de una meta significativa en la mayoría de los estudiantes que educamos en las aulas de nuestras escuelas.

Muchos de nuestros alumnos cuando llegan no saben por qué están matriculados en las escuelas. No tienen conciencia de hacia dónde es que se dirigen con su presencia allí. No le ven mucho sentido a lo que se les exige. Les caracteriza este desconocimiento porque no se insiste lo suficiente en que la escuela es un paso imprescindible en la dirección hacia la universidad. ¡Y los estudiantes están en la escuela porque se encaminan hacia la universidad! Aquellos que lo saben están bien encaminados. Entienden que se tiene que estudiar.

Los que no han tomado conciencia de ello se sienten desorientados. Asisten a la escuela porque no tienen otro lugar al cual dirigirse diariamente. Sus mismas familias frecuentemente no pueden ofrecerles razones convincentes para que permanezcan allí. El Departamento de Educación tiene que hacer algo al respecto.

Convencer a nuestro alumnado de que la meta de la escuela es su entrada a la universidad no es un asunto que pueda hacerse una realidad exclusivamente con la insistencia de los maestros. Se necesita la colaboración de mucha otra gente, comenzando en la misma escuela. La insistencia de que están allí porque se dirigen a la universidad tiene que ser compartida por los directores, los consejeros, los trabajadores sociales, los maestros de educación física, pero también por las secretarias, las bibliotecarias y los empleados de mantenimiento, entre otros. Las paredes de las escuelas tienen que llenarse de carteles alusivos a los estudios universitarios que alguna vez emprenderán. Debe haber fotos de las distintas universidades de Puerto Rico, mostrando sus edificios emblemáticos, enseñando los jardines y sus instalaciones deportivas. Tienen que fundarse clubes que tengan como tema la universidad. Debería establecerse una clase dedicada a anticipar la universidad. Se trata de anticiparles el mundo que alguna vez será suyo, si perseveran en sus estudios. Puerto Rico se beneficiará.

Otras columnas de José Enrique Fernández

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Tiene que haber transparencia en el gobierno

La transparencia es clave en el gobierno y fiscalizar a dónde va nuestro dinero como ciudadanos nos es solo un derecho, es un deber, sentencia José Enrique Fernández

💬Ver 0 comentarios