Manuel F. Lluberas

Punto de vista

Por Manuel F. Lluberas
💬 0

Aprovechemos la cuarentena para eliminar criaderos de mosquitos

La contabilidad de los casos de dengue en las Américas durante el 2019 concluyó con la llegada del Nuevo Año. ¡Fue un registro histórico! Más de 3 millones de personas contrajeron la enfermedad, sobre 28,000 de ellas de manera grave, y 1,534 personas sucumbieron a sus efectos. Este año no parece ser diferente. 

En los primeros tres meses de este año, el virus del dengue sigue avanzando con rapidez. Se ha registrado sobre 1 millón de casos, lo que representa un 36% del total para el 2019. Tomando en cuenta las diferencias entre países y sus capacidades técnicas para diagnosticar y reportar la enfermedad, hay más de 1.1 millones de personas portadoras del virus, más de 2,600 de ellos con signos graves, y se han reportado 321 muertes. De continuar este patrón, los casos de dengue en América sobrepasarían los 4.5 millones este año. ¡Y aún no estamos en la “temporada” de dengue! 

Gracias a la pandemia del COVID-19, nos encontramos bajo una orden de cuarentena y el “distanciamiento social” se ha convertido en léxico del nuestro diario vivir. Esta combinación ha generado una ansiedad que nunca habíamos experimentado y se puede vincular con el aumento a visitas a hospitales y centros de tratamiento. Afortunadamente, también ha generado innumerables gestos de solidaridad hacia el personal médico y salubristas que los apoyan de una manera u otra.

Es con este mismo sentido colaborativo que invito, más bien exhorto a todos a aprovechar la restricción de movimiento impuesta por la cuarentena para eliminar cualquier recipiente que pueda mantener agua más de un par de días y que pueda servir como criadero de Aedes aegypti, vector del dengue. 

De esta manera, evitaremos que nuestra comunidad necesite de un sistema de salud que lleva meses lidiando con otro enemigo invisible y que se encuentra extenuado y al borde de su capacidad. 

Este momento es crítico. Estoy seguro de que vienen mejores días, pero aprovechemos la cuarentena. Ahora que el interior de nuestras casas y apartamentos están limpios y recogidos, mostremos nuestra solidaridad con el personal médico y salubrista haciendo lo posible por eliminar los criaderos de mosquitos de nuestros patios. De esta manera, el Aedes no tendrá muchas opciones y podremos prevenir el dengue, chikungunya y zika. Los servicios de salud se lo agradecerán cuando llegue el momento. 

Otras columnas de Manuel F. Lluberas

miércoles, 6 de mayo de 2020

A ciegas ante la falta de pruebas de COVID-19

Hasta que tengamos un tratamiento adecuado o una vacuna efectiva para esta condición, la falta de pruebas de COVID-19 nos pone a todos en riesgo, escribe Manuel F. Lluberas

💬Ver 0 comentarios