Eduardo Berríos Torres

Punto de vista

Por Eduardo Berríos Torres
💬 0

¿A quién beneficiará la destrucción del Fideicomiso del Plan de Pensión-UPR?

Ante las desatinadas propuestas del Comité de Retiro de la Junta de Gobierno de la UPR, contempladas en el Plan Fiscal de la UPR aprobado el pasado 30 de marzo, la Junta de Retiro de la UPR, representante legal de 19 mil participantes del Plan de Pensión de la UPR, se cuestiona a quién beneficiará la destrucción acelerada de su Fideicomiso. La historia es testigo de que congelar el Plan de Pensión Definida, para sustituirlo por uno de Contribución Definida, resultó en la insolvencia y la acelerada extinción de los activos de los otros planes de pensiones gubernamentales en Puerto Rico. ¿Por qué adoptar la misma estrategia para el Plan de Pensiones de la UPR?

Los estudios actuariales de Cavanaugh Mcdonald, LLC desfavorecen la estrategia de congelar el Plan de Pensión Definida de la UPR para sustituirlo por uno de Contribución Definida. Todos los escenarios actuariales reflejan que el cambio provocará la insolvencia del Fideicomiso del Plan de Pensiones-UPR y debilitará las precarias finanzas de la UPR, arriesgando su acreditación y futuro como el primer centro de educación superior en Puerto Rico. 

Durante siete décadas, el Fideicomiso del Plan de Pensiones de la UPR ha sido la fuente exclusiva de repago de sus obligaciones. Las medidas de la Junta de Gobierno de la UPR menoscaban y extinguen el Fideicomiso del Plan de Pensiones de la UPR y condenan a la UPR a responder por $500 millones en nómina de pensiones a futuro. Además, eliminan el acceso a fondos procedentes de aportaciones individuales y patronales, lo que provocará un aumento exponencial de la billonaria deuda actuarial de la UPR con los 19 mil participantes del Plan de Pensiones de la UPR, lo que los convierte en sus principales acreedores. Con ello, la Junta de Gobierno de la UPR incumple su fiducia y lealtad a los 19 mil fideicomisarios, despojándoles de los fondos necesarios para el sustento del Plan de Pensiones de la UPR. Aunque entre el año 2012 al 2017 la deuda actuarial de la UPR se redujo, en el año 2018 presentó un aumento de $371 millones cuando la UPR realizó aportaciones patronales menores a las requeridas en el pagaré de amortización contemplado en la certificación #146 2015-2016 (JG-UPR) e implementó la Política de Congelación total de plazas vacantes por jubilación.  

El Plan de Pensión de la UPR es el único sistema de pensión gubernamental solvente con ganancias millonarias ($141 millones en 2017 y $113 millones en 2018), con un patrimonio sólido logrado por el extraordinario rendimiento de sus inversiones y los múltiples ajustes en beneficios diseñados por la Junta de Retiro de la UPR y avalados por sus participantes. Consistentemente, la Junta de Retiro y el actuario han recomendado que se adopte para la deuda actuarial de la UPR el método de amortización cerrada a 30 años para mantener la solvencia del Plan de Pensión de la UPR y evitar la destrucción de su Fideicomiso. Sin embargo, la Junta de Gobierno de la UPR insiste en incumplir su deber fiduciario, ignorando las recomendaciones del perito actuarial, lo que causará en un futuro no muy lejano la destrucción del Fideicomiso del Plan de Pensiones de la UPR. La Junta de Gobierno de la UPR debe estar clara: los universitarios no lo permitiremos, los grandes intereses no prevalecerán.


Otras columnas de Eduardo Berríos Torres

💬Ver 0 comentarios