Zoé Laboy Alvarado

Tribuna Invitada

Por Zoé Laboy Alvarado
💬 0

¿A quiénes darás tu voto de confianza?

Uno de los peligros de las mentiras es que cuando se repiten por mucho tiempo, se convierten en “la verdad”. Pero basta ya. Hoy, más que antes, [email protected] que creemos en la igualdad tenemos que unirnos y luchar por ella.

Cuántas veces hemos escuchado a líderes del Partido Popular Democrático y del Partido Independentista Puertorriqueño decir que nunca alcanzaremos la Estadidad porque Estados Unidos de América (EE.UU.) no nos la quiere dar. Pues la verdad es que hoy, cuando hacemos una evaluación de lo dicho y hecho por las autoridades federales sobre Puerto Rico (PR), podemos concluir que hay quienes no, pero hay quienes sí creen que Puerto Rico debe ser un estado de la nación estadounidense.

Desde hace unos años para acá hemos visto cómo las tres ramas del gobierno federal se han encargado de crear el mejor ambiente para, si no provocar que Puerto Rico sea el Estado 51, al menos para que Puerto Rico al fin deje de ser una colonia. Veamos.

El Tribunal Supremo de EE.UU. en dos casos de suma importancia ha concluido, sin lugar a dudas, que Puerto Rico es un territorio y que nuestra Isla está sujeta al poder plenario del gobierno federal, específicamente del Congreso bajo la Cláusula Territorial de la Constitución americana. Por su parte, el Congreso en nada ha sido tímido al confirmar dicha conclusión, siendo la muestra más clara la promulgación de la famosa ley PROMESA, cuyo impacto real es poner en manos de siete personas no electas por [email protected] las decisiones últimas de nuestro futuro.

Y, claro, al presidente Barack Obama no le tomó mas de unas horas plasmar su firma en dicha ley reiterando que eso es lo que somos: una colonia cuyo gobierno no es soberano. Por tanto, al fin, sin duda alguna, el gobierno federal certifica nuestra condición colonial, por si alguien tenía dudas…

Por otro lado, recordemos que anterior a eso, el Congreso y el presidente promulgaron la ley federal a través de la cual nos asignan $2.5 millones para que llevemos a cabo una campaña de educación y un plebiscito para que, de una vez y por todas, nuestro pueblo escoja entre alternativas que al fin resuelvan nuestro problema de estatus. Dichas alternativas deberán ser, para resolver el problema de status, no coloniales y no territoriales.

Además, a través de esta ley el gobierno federal se aseguró de que los partidos políticos de Puerto Rico, al momento de definir sus alternativas de status, tengan que hablarle con la verdad al pueblo pues las mismas tendrán que ser autorizadas por el o la secretaria de Justicia federal, ya que deberán ser conforme a la Constitución, leyes y política pública de EE.UU.

Esa ley señala que entre las opciones no se podrán incluir aquellas que nos mantengan en la indigna situación de ser una colonia; las alternativas no podrán incluir promesas que no se puedan cumplir sobre las condiciones de la relación entre Puerto Rico y EE.UU.; y el gobierno federal tendrá que aceptar elresultado de dicho plebiscito pues se habrá llevado a cabo conforme a sus exigencias.

Un tercer factor que provoca el mejor ambiente para que al fin dejemos de ser colonia es el hecho de que por primera vez en muchos años, y en respuesta a la Resolución de 2016 del Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que establece que Puerto Rico tiene derecho a la “autodeterminación” y que EE.UU. debe darle la Independencia, la delegada de EE.UU. ante la ONU presentó un voto explicativo. Por primera vez, EE.UU., a través de esta delegada, dejó claro para el récord que apoya que Puerto Rico tenga el derecho a la “autodeterminación”. Sin embargo, agrega que dicha decisión le toca tomarla al pueblo de Puerto Rico, por lo que, además de la Independencia, la ONU debe incluir en su Resolución las alternativas de Anexión (Estadidad) y Libre Asociación.

No se tú pero yo concluyo que estos factores unidos a la voluntad de nuestro pueblo expresado en el plebiscito de 2012, en el cual más del 50% del electorado dijo querer ser un Estado de EE.UU., crean el perfecto ambiente para luchar sin descanso hasta que logremos dejar de ser una colonia para convertirnos en el Estado 51, donde la Igualdad que merecemos sea la “verdad”. Por eso, mañana cuando vayas a votar, no solo escogerás a quienes administrarán el gobierno de Puerto Rico, pero más importante aun, a quienes lucharán en contra o a favor de esa “verdad”. ¿A quiénes les vas a dar ese voto de confianza?

Otras columnas de Zoé Laboy Alvarado

miércoles, 31 de julio de 2019

Es momento de objetividad y transparencia

Zoé Laboy Alvarado declara que ninguna consideración personal, ideológica o partidista debería afectar la determinación de la futura gobernación de Puerto Rico

domingo, 28 de julio de 2019

Un último llamado, gobernador

La senadora Zoé Laboy le pide a Rosselló que antes de irse que designe un secretario de Estado

💬Ver 0 comentarios