Heriberto Pagán Saéz

Punto de Vista

Por Heriberto Pagán Saéz
💬 0

A reinventar el Departamento de Salud

El Departamento de Salud implosionó hace rato. No es secreto. Todo el mundo lo sabe. Y la crisis del COVID-19 lo que ha hecho es traer a la superficie la magnitud del desafío que hoy enfrenta el pueblo de Puerto Rico, desprovisto como está de un Departamento de Salud que funcione para la gente

¿Y cómo se explica el desastre estructural del Departamento de Salud?

Como cuestión de umbral, es fundamental señalar que el Departamento de Salud nunca se restructuró (ni administrativamente, ni operacionalmente) luego de la puesta en marcha de la denominada Reforma de Salud en el 1993. Salud nunca se atemperó a los tiempos. Jamás pudo adecuarse a los cambios radicales que significó la Reforma para la prestación de los servicios de salud en Puerto Rico. Lejos de modernizarse y evolucionar, el Departamento de Salud lo que ha hecho es involucionar; carcomiendo irremediablemente su propia arquitectura institucional. Y la culpa de todo este desastre lo comparten las administraciones penepés y populares que se han sucedido las unas a las otras sin pena ni gloria. 

Más aún, como cuestión de realidad, con la alocada (y politiquera) implantación de la Reforma del 1993 se desvirtuó el concepto de servicio público entre nuestros profesionales de la salud; se resquebrajó la base estructural con la cual articular un plan salubrista de prevención de enfermedades catastróficas bajo el liderato institucional y moral del Departamento de Salud y se les entregó a las aseguradoras (nidos de cabilderos y depredadores de fondos públicos) la salud de nuestro pueblo. 

No sorprende entonces que el Departamento de Salud, como custodio constitucional de nuestra salud, no haya podido aglutinar a las cuatro Escuelas de Medicina para que éstas participen de las iniciativas gubernamentales para la prestación de servicios de prevención y manejo de enfermedades de la población médico-indigente y la preparación de nuestros futuros médicos sobre la base de la informática y las nuevas tecnologías. 

Para hacerle frente a nuestra difícil realidad demográfica y económica, que se traduce en una sustancial población médico-indigente de edad avanzada, es imperativo que el próximo gobierno reinvente el Departamento de Salud y que, lejos de improvisar, venga con un plan. 

¿Y cómo se hace ese nuevo plan para Salud?

Integrando todas las agencias y/o programas que ofrecen servicios de salud a nuestros pacientes con fondos estatales y federales (i.e. CMPR, ACAA, FSE, ASSMCA, REFORMA, Plan Médico de la Capital, Medicare, Medicaid, Programas Federales, etc.); 

Restructurando la Reforma, convirtiéndola en un sistema de salud híbrido que integre las estrategias del Plan Arbona a la vez que incorpora a los hospitales privados.

Haciendo del Departamento de Salud el pagador único a los médicos y hospitales, excluyendo a las aseguradoras privadas de su perniciosa intervención en la política pública de salud gubernamental con respecto a la prestación de servicios a pacientes médico-indigentes;

Activando la Ley 136 de 2006 (“Ley de los Centros Médicos Académicos Regionales”) para establecer nuevos Centros Médicos Académicos en otras regiones del país. 

Rediseñando la tarjeta de salud para que refleje las diferentes cubiertas a que tiene derecho el ciudadano.  

Estableciendo una relación formal de trabajo, consejería y consultoría entre el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico y el Departamento de Salud para de ahí lazar iniciativas de común acuerdo que también incluyan a las escuelas de medicina privadas.

Por ahí la empinada ruta hacia la regeneración de nuestro atribulado y moribundo sistema de salud. Restructurar el Departamento de Salud, dotándolo del blindaje institucional para hacerle justicia a los puertorriqueños, no se logrará ni en el primer día de la próxima administración, ni en los primeros cien días tampoco. Pero, como advirtió el presidente Kennedy al comenzar su mandato, lo fundamental es empezar.



Otras columnas de Heriberto Pagán Saéz

💬Ver 0 comentarios