Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

A Rosselló le queda el mollero de la Policía

No se entera. El gobernador Ricardo Rosselló Nevares ha escogido una ruta peligrosa al insistir en mantenerse en el cargo a pesar del reclamo general para que renuncie a raíz del chat de Telegram.

Rosselló Nevares levantó este martes las expectativas de los ciudadanos al convocar una rueda de prensa en La Fortaleza. Sobre la mesa, según esperaban miles y miles de personas, estaría su dimisión.

Pero, no. Rosselló Nevares escogió la ruta de la confrontación para seguir posponiendo lo inevitable, e inclusive utilizó un tono de regaño hacia un grupo de manifestantes que provocó algunos destrozos en el viejo San Juan la noche del lunes.

Lucía nervioso en el podio. Y su voz se quebró con más frecuencia que de costumbre, aunque ello no impidió que lanzara una amenaza velada de que, perdida la autoridad política y moral, todavía le  queda el mollero de la Policía.

Es de imaginar que el juez federal Gustavo Gelpí, que atiende la reforma de la Policía, haya tomado nota del mensaje de Rosselló Nevares. Y que el FBI, la agencia encargada de la investigación de campo de los casos de corrupción de la administración actual que han aflorado en semanas recientes, estará siguiendo de cerca los acontecimientos de estos días.

Es obvio que Rosselló Nevares ha decidido que no tiene que renunciar por su responsabilidad vicaria en los casos de corrupción detectados en el Departamento de Educación y la Administración de Seguros de Salud, y mucho menos por su participación activa en el chat.

Ha dicho que una evaluación del contenido del chat refleja que no se han cometido delitos y piensa que pedir perdón por los insultos a figuras políticas afines y contrarias, por las burlas ante la muerte de dirigentes independentistas y por las palabras soeces usadas en determinadas instancias a través de las 889 páginas reveladas del chat, es suficiente para dejar el asunto atrás.

Se equivoca.

El reclamo general de que renuncie sigue vigente aquí y en Estados Unidos. En las últimas horas, la Casa Blanca ha consignado que el presidente Donald Trump tenía razón cuando denunció corrupción en el gobierno puertorriqueño.

En la Legislatura, cuyo liderato ha pospuesto cualquier acción en contra de Rosselló Nevares para “darle espacio” para que reflexione, ya el representante independentista Dennis Márquez ha presentado un pliego acusatorio con casi una veintena de posibles delitos detectados en el chat.

Darle la espalda al tema no lo hará desaparecer. Deberían saberlo el gobernador y también el liderato legislativo.

La unidad de propósito del pueblo sacó a la Marina de Estados Unidos de Vieques. Que no se les olvide.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 16 de agosto de 2019

¿Quo vadis, Wanda?

La gobernadora Wanda Vázquez debe comenzar de inmediato a mover fichas para enderezar los entuertos de la administración de Ricardo Rosselló

miércoles, 7 de agosto de 2019

La renuncia envenenada de Rosselló

Irene Garzón Fernández expresa que Rosselló, al aplazar hasta dos días antes el anuncio de su selección de Pedro Pierluisi, promovió el caos

viernes, 2 de agosto de 2019

De regreso al futuro en Puerto Rico

Irene Garzón Fernández expresa que Thomas Rivera Schatz alarga innecesariamente la crisis institucional que vive el país

💬Ver 0 comentarios