Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Arterioesclerosis en la alcantarilla

No le ha sucedido que está manejando por el municipio donde usted reside y de repente se encuentra con un registro desbordado del sistema de alcantarillado sanitario, conocido coloquialmente en Puerto Rico como “manhole”. Parece un manantial, pero en vez de aguas prístinas, brotan aguas usadas con pestilencia nauseabunda. A veces, en vez de borbotones, tenemos un chorro de agua que semeja un geyser. Estas aguas usadas con millones de patógenos fluyen por la calle hasta que encuentran la primera rejilla del alcantarillado pluvial. Luego de penetrar el alcantarillado pluvial, fluyen a la playa o al cuerpo de agua más cercano en cuestión de minutos. Por eso, no podemos asumir automáticamente que la descarga de un alcantarillado pluvial es solo agua de lluvia de calidad premium.

Ante ese encuentro cercano del tercer tipo, muy desagradable por cierto, le echamos la culpa a “los incompetentes” de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados(AAA). Muchas veces hasta hacemos referencia a su árbol genealógico.

Sepa usted que en la mayoría de los casos estos desbordes son causados por descargas de grasas y aceites de cocinar procedentes de cafeterías, restaurantes, establecimientos de comida rápida y hoteles, entre otros. Los aceites y las grasas crean una capa en el interior de las tuberías. A medida que aumenta el grosor, se restringe progresivamente el flujo, hasta suscitar los desbordes. Esto es similar a lo que pasa en nuestras arterias cuando ingerimos niveles altos de colesterol. Esta condición se conoce como arterioesclerosis.

La forma de evitar el problema es instalando trampas de grasas antes de la descarga del establecimiento al sistema sanitario. Este artefacto separa grasas y aceites de la descarga.

Pero si existe la solución ¿Por qué existe el problema? Primero, algunos establecimientos no tienen trampa de grasas. Segundo, una cantidad importante de establecimientos tiene una trampa de grasas, pero muy pequeña. Tercero, muchos establecimientos, los jaibas, le quitan el dispositivo para el control de flujo de la trampa de grasas, creando el equivalente a un “pillo” en los pozos sépticos. Cuarto, desafortunadamente, muchos establecimientos no le dan mantenimiento a las trampas de grasas.

Debido a la gran cantidad de desbordes de aguas usadas causados por descargas de grasas y aceites, la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) le ordenó a la AAA establecer un programa de control y fiscalización. Cuando termine la fase de orientación, se impondrán multas por incumplimiento. Estas multas se incorporarán en las facturas de agua.

Insto a la AAA a publicar periódicamente en su página web una lista de establecimientos que no cumplen a pesar de una primera amonestación. Ya la AAA publica en los diarios una lista de industrias con infracciones significativas a su permiso de pretratamiento. Eso si, la corporación simultáneamente debe premiar a los establecimientos con cumplimiento perfecto, como lo hace con las industrias. Además, debe suplir una calcomanía, indicativo de cumplimiento, que el establecimiento pueda colocar cerca de la entrada para que los potenciales clientes puedan a simple vista determinar que el negocio tiene compromiso con la protección del ambiente.

Considero que esta medida conjuga tres aspectos importantes que la sociedad valora mucho: transparencia, responsabilidad empresarial hacia la sociedad y empoderamiento de la sociedad civil. De publicarse esa lista, boicotearía los establecimientos con infracciones significativas, no importa lo apetitosa o económica que sea la comida que vendan. En cambio, patrocinaría los establecimientos que estén en cumplimiento. Esta información le daría la opción a la sociedad civil para darles por donde les duele a los culpables de tener playas cundidas de patógenos y premiar con su patrocinio a los establecimientos responsables.

¡AAA, tírelos al medio!

Otras columnas de Carl Soderberg

viernes, 21 de septiembre de 2018

Un vasto impacto ambiental

Carl Soderberg desglosa los múltiples daños ambientales provocados por el huracán María, a un año del golpe ciclónico

jueves, 13 de septiembre de 2018

Urge buen manejo de residuos

El exjefe de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, reclama a la JSF que incluya entre los proyectos estratégicos, instalaciones para manejar adecuadamente los residuos sólidos en la isla

jueves, 9 de agosto de 2018

La plaga de las bolsas plásticas

Carl Soderberg resume el saldo positivo de la veda de bolsas plásticas en los comercios a un año de aprobada la ley regulatoria y advierte sobre el revés que representa el fomento de utilizar las denominadas “platino”

💬Ver 0 comentarios