Luis Rafael Sánchez

Desnudo Frontal

Por Luis Rafael Sánchez
💬 0

A son de plena

1         

“Mamita llega la Junta,

 Pero no llega de Roma.

Mamita ya hay quien afirma 

Que es cosa linda y cosa mona.”

Nada que venga a oscurecer los destinos y amarrar las esperanzas de la mayoría de la población jamás podrá considerarse “cosa linda o cosa mona.”  Aun así, miles de puertorriqueños esperan la llegada de la Junta de Control Fiscal con entusiasmo.  

Motiva el entusiasmo a creencia de que  la susodicha meterá en cintura a la minoría que nos sumió en el hoyo sin fondo. Vana creencia. Hijos de la impunidad que se practica en el país, quienes nos sumieron en el hoyo sin fondo no pondrán un pie en la cárcel. Tampoco devolverán un centavo del que robaron o despilfarraron. Tampoco sufrirán el ostracismo social.

2

“Mamita llega la junta,

Impuesta por tío Sam.

Mamita la junta llega

A machetearnos el ñam, ñam, ñam.”

Sin duda alguna macheteará el ñam, ñam, ñam de la mayoría. Sin duda alguna protegerá el ñame histórico de la minoría. Siniestra y hábil para la trampa, esa minoría debe andar retocando la hoja de vida para ofrecerse como mediadora entre la Junta y “el honor del país.” Mediadora, traductora del español al inglés, incluso guía por la sique laberíntica del paisito borincano.

                    3    

“Mamita son siete sabios,

Que nos vienen a educar

Pues dicen que en la colonia   

Lo mismo da sumar que restar.      

Mamita no me regañes

Porque diga colonial,

Mamita esa palabreja 

El Tío Sam la volvió legal.”

   

La utilización de la palabra colonial para describir nuestro estatus político les  salió cara a muchos puertorriqueños.  Los persiguieron, desmerecieron,   atajaron su desarrollo profesional e intelectual Los carpetearon.

Hoy, irónicamente, funcionarios del más alto nivel en el Pentágono recurren a la palabra colonial a la hora de describir nuestro estatus político. Hoy, irónicamente, la utilizan políticos “del patio” que ayer condenaban su utilización. ¿Presentirán aires de cambio y ya corren a fregar el cucharón  para zamparlo en la olla, a la primera oportunidad?

4

“Mamita busca maletas,  

Compra pasaje en Jet Blú,

Que en cuanto llegue la Junta

Aquí se forma el gran revolú.”

Pongo en duda el “gran revolú.”  Habrá una reactivación de la campaña publicitaria “Yo no me quito.” Habrá concurridas marchas que producirán bien intencionadas  exigencias. Pero el revolú lo causará  el éxodo masivo de la gente  jovencísima, esa sobre cuyos hombros descansa la posibilidad de transformar el país.

Desasistida por el gobierno y la empresa privada, alertada por la Junta de que mermará su eventual salario, la gente jovencísima optará por mudarse al país de los sueños inéditos. Unos sueños al alcance de su edad. Sobre todo al alcance de su pasaporte, el eterno nudo gordiano de nuestro acontecer político.

5  

“Mamita llama a Abuelona,

A Tío Len y Titimama,

Pregúntales con cuidado

Si el sofá de ellos es sofá-cama.”

 

El empate familiar, nuestro signo identitario más destacado, reaparece  estos días con vehemencia. Amantes de la improvisación, en menos de un  minuto organizamos la mudanza al país de los sueños inéditos, sin ponderar las consecuencias. Incluso las consecuencias funestas para quienes nos reciben: acordamos  estar en su sofá-cama durante un mes y nos estamos en su sofá-cama durante un año.

   

                  6

“Pregúntales si es verdad,

Que en Búfalo el frío es pelú,

Recuerda que desde nene

Yo no me duermo si no es esnú.”

  

Antier leí que unos refugiados sirios se quejaban porque Helsinski era aburrida y exigían a la Unión Europea  el traslado a Berlin. Una pregunta me armó el mal humor: ¿se refugiaron en el nombre de la libertad o se refugiaron en el nombre  de la diversión?

Todo desplazamiento obliga al reajuste. Toda mudanza obliga a dejar atrás las bobejadas. Sí, Búfalo es una ciudad muy fría. Pero el frío tiene remedio. Cuando el invierno arrecia los que duermen esnús se empijaman y se arropan o buscan un cuerpo febril hasta llegada la primavera.

          7

“Temporal, temporal,

La Junta es un temporal,

¿Qué será de Puerto Rico,

Si no se da a respetar?”

Otras columnas de Luis Rafael Sánchez

domingo, 28 de octubre de 2018

“Run, baby, run”

El escritor Luis Rafael Sánchez reflexiona sobre lo que le pasó a "Adam Anhang Uster, el empresario canadiense que prosperó, se casó y halló la muerte en Puerto Rico tras suplicarle a la esposa “Run, baby, run”

domingo, 30 de septiembre de 2018

Trump inmortal

El escritor Luis Rafael Sánchez plantea una inminente contradicción isleña de erigir una estatua de Donald Trump frente al Capitolio.

sábado, 25 de agosto de 2018

Mundi se sincera

El escritor Luis Rafael Sánchez “comparte el comunicado que le hizo llegar inquieta la elefanta Mundi”

💬Ver 0 comentarios