Angie Vázquez

Tribuna Invitada

Por Angie Vázquez
💬 0

Aspiraciones insólitas

En mi marco moral personal y profesional asumo que cada persona es responsable de sus acciones. El trato a otros debe nutrirse del paradigma ético de la responsabilidad y el respeto apoyado en códigos morales que ayuden a tomar decisiones basadas en sabias enseñanzas del bien común.

Nuestros antepasados nos enseñaron valores como la vergüenza, el honor y la prudencia. Ser prudente significaba evitar “perder cara” frente a otros so pena de sufrir vergüenzas por descuidos o malas intenciones.

Nadie tiene que acusarte de hacer mal si aprendes desde temprano a identificar y prevenir lo negativo porque tus acciones, si acaso no llegaran a hacerte daño en lo personal pueden, en cambio, hacerlo a tu familia, amistades y conocidos. No haces daño a quienes amas. Estos códigos sociales no implican que no podemos cometer errores, en cuyo caso, se acepta el genuino arrepentimiento y la predisposición voluntaria a resarcir el daño.

Pero vivimos en un Puerto Rico distinto donde la imprudencia es la orden del día. ¿Cómo comprender la osadía de algunos aspirantes a candidatos políticos en la vida pública del país con historiales personales cuestionables, algunos impúdicamente inaceptables, apoyados, contratados y premiados por amigos de sus partidos políticos? Independiente a las inocencias o culpabilidades de cada caso, la prudencia dicta la necesidad de comportarnos con recato que significa no imponer dudas, problemas ni vergüenzas personales a los demás. Cierto es que un rehabilitado tiene derecho a luchar por hacer una buena vida pero no quiere decir que pongamos nuestros destinos en sus manos para ordenar asuntos sociales trascendentales y delicados.

Da vergüenza escuchar a un aspirante decir que en las primarias, no en las cortes, el voto del pueblo dirá si es inocente, creíble y confiable al cargo aspirado, condonado o no de agresión o exposición sexual. Redefine, manipulando, las elecciones como juicio de simpatías y no como ejercicio de selección de quienes deben poseer madurez y conocimientos para administrarse bien a sí mismos y a otros desde el gobierno.

¿Dónde queda el recato y la decencia social? El filósofo español Ortega y Gasset afirmaba que existen dos tipos de hombres: los que quieren ser Don Juanes sin poder y los que pudiendo serlo no les interesaba y no presumían de ello. Refraseo sus palabras. Hay dos tipos de aspirantes políticos: los que quieren aspirar sabiendo que no son hombres de Estado y los que lo son sin presumir de ello. Los primeros, sin recato, siempre pecarán de imprudencias. Errar es de humanos y enmendar errores un derecho concedido pero imperdonable error político sería escoger, a conciencia, a personas que arrastran enredos y nebulosas. Lo menos que necesita el país son más políticos poseídos de avaricia personal.

Quisiera que mi pueblo rechazara cualificar a personas de dudosas acciones en puestos de poder social. De no hacerlo, no puedo menos que sospechar que el pueblo acepta ser igualmente corrupto o deshonorable. Prefiero pensar que la corrupción debe engendrar renovación y limpieza, no involución hacia más podredumbre. Los aspirantes deben presentarse con bolsillos de cristal. En palabras de Cervantes: “Más vale vergüenza en cara que mancilla en el corazón”.

Otras columnas de Angie Vázquez

domingo, 19 de agosto de 2018

La sociedad sin violencia

La profesora Angie Vázquez argumenta sobre los factores que propiciarían una sociedad sin violencia

viernes, 6 de julio de 2018

¿Está de moda la deshumanización en EE.UU.?

La profesora Angie Vázquez comenta el aumento en prácticas xenofóbicas que se desprenden de la polémica política del presidente estadounidense Donald Trump

💬Ver 0 comentarios