Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

A transformar la UPR

La situación de Puerto Rico tras el huracán María, nos señala la necesidad de repensar muchas prácticas e instituciones. Si bien en este momento la prioridad para el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico es restablecer su normalidad, no podemos esperar mucho tiempo sin comenzar una discusión sobre su futuro.

La UPR se enfrenta a un futuro muy distinto a su pasado y a su presente. Luego de décadas de relativa estabilidad fiscal, los próximos años se perfilan como unos de gran precariedad. ¿Cómo mantener, y aún mejorar, ante esta situación, la calidad de la UPR, y en particular nuestro Recinto de Río Piedras?, es la pregunta con la que hemos estado trabajando un grupo de profesores.

Unidos originalmente por nuestra convicción de la necesidad de una Universidad Abierta, este grupo ha logrado unos consensos sobre cambios que se deben dar para atender la situación fiscal, sin comprometer la misión de servir al país. El logro de consensos en un grupo tan diverso, tanto por sus áreas de preparación como sus posiciones políticas, nos da esperanza de que, a través de un proceso de diálogo, interno en el recinto y con la comunidad externa, nuestras propuestas puedan modificarse y enriquecerse de manera que surjan alternativas para transformar el recinto.

¿Qué proponemos? Hemos trabajado propuestas específicas que pronto haremos públicas para su discusión. Las propuestas se dividen en cuatro áreas en las que debe haber cambios: (I) la cultura de investigación, el (II) ambiente educativo, la (III) tecnología y la administración, y (IV) la gestión sostenible.

El Recinto de Río Piedras se distingue por ser la única unidad de la UPR clasificada por la Fundación Carnegie como una institución doctoral de alta actividad investigativa.

Garantizar un funcionamiento compatible con esta categoría implica, entre otros, que todo programa académico o unidad debe estar enfocado hacia la investigación/creación y los estudios graduados. Esto aplica evidentemente a los programas doctorales y de maestría, pero también a programas de bachillerato en los cuales el estudiantado sub graduado participe activamente y se beneficie de la investigación/creación, mientras se prepara para proseguir estudios superiores.

El recinto, entonces, deberá evaluar los programas existentes a tenor con estos parámetros y priorizar los que apoyen esta visión del recinto.

Además de ampliar la experiencia de investigación en el bachillerato, es necesario repensar la enseñanza para los cambios que se están dando, tanto en los trabajos, como en las áreas de investigación. Por ejemplo, la realidad del trabajo cambia con la integración cada vez mayor de la tecnología, la inteligencia artificial y el desarrollo de los robots. Ante esta situación, las destrezas que se necesitan son las que nos distinguen de las computadoras inteligentes: la creatividad, la flexibilidad y las relaciones interpersonales. Es preciso, no sólo repensar la enseñanza para esta nueva realidad, sino el mismo carácter del recinto. El cambio constante en la tecnología requiere que las personas estén en un proceso continuo de educación. Así el recinto debe ampliar su oferta de programas cortos para profesionales que necesitan ponerse al día. Esta tarea la puede hacer en alianza con el sector privado y el gobierno, y puede ser fuente para aumentar los recaudos del recinto.

La tecnología, a su vez, ofrece nuevas posibilidades, tanto en la enseñanza como en lo administrativo. En la administración, permite modernizar y aligerar los procedimientos. Esto, entre otras cosas, facilita la obtención de fondos externos, tan importante para amortiguar la disminución en los fondos que recibe la UPR del gobierno. El ampliar la obtención de fondos externos fortalece nuestros ofrecimientos, a la vez que aumenta nuestra autonomía del gobierno.

Pronto el documento, en donde se amplían las propuestas, estará en las redes, de manera que recibamos sugerencias.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

martes, 13 de noviembre de 2018

El círculo vicioso de la enseñanza sin sentido

Para mejorar la educación, la profesora Ana Helvia Quintero defiende el aprendizaje activo, que parte de las concepciones de los alumnos, en lugar de la técnica de la conferencia de los docentes, que predomina en los salones de clase

jueves, 11 de octubre de 2018

Un nuevo modelo escolar para Puerto Rico

La profesora Ana Helvia Quintero presenta ideas para desarrollar un nuevo modelo educativo que estimule la diversidad de talentos de los estudiantes

lunes, 17 de septiembre de 2018

Soluciones para la UPR ante la crisis fiscal

Ana Helvia Quintero indica que aunque los recortes son excesivos, la UPR tiene que trabajar para hacer los cambios que la institución necesita

💬Ver 0 comentarios