Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

Aurora ante el Alzheimer

Un carillón de viento es suficientemente estruendoso como para detener el tiempo de Aurora. Cuando sus tonos repetitivos aparecen -relajantes para el resto del mundo, hipnotizantes para ella-, las preguntas claves sobre la vida desaparecen.

¿Quién soy? ¿Cuál es el leitmotiv de mi vida? ¿Qué acción cotidiana sucede a la otra? El filme ¿Quién eres tú? devela la situación de aquellos, cuyas lagunas mentales se van haciendo mayores al compás disonante de una condición que ni tenemos que nombrar, para saber que es capaz de olvidar nuestros nombres: o los nombres de los seres que amamos.

“¡Belén!”, vocifera Aurora, luego de un juego bilabial que le toma casi un centenario en escena para poder recordar el nombre de su primogénita. Y aparecen las agresiones hacia quien menos pensamos. El movimiento se torna lento. La personalidad adquiere otra tonalidad, a veces matizada por las experiencias infantiles -oda no fortuita a las regresiones freudianas- o por aquellas que estuvieron reprimidas por tantos años. Todo ello, con un daño neurológico severo que todavía es cuestión de análisis para quienes investigan la casi utopía de la regeneración neuronal.

Y el cuidador primario, ¿acaso debe retomar su vida? ¿Qué es permisible o no para quien acompaña al dolor de un ser con Alzheimer?

Mientras observo el filme, me percato de los orificios eternos que aún existen en los techos de las salas de cine en Puerto Rico. Y así misma es esta condición. Y así parecieran las condiciones inherentes al manejo de la salud de la población vieja. Como un gran abismo inescapable, como un hoyo negro.

Esa es “La gran decepción”.

Otras columnas de Ariel Orama López

jueves, 16 de agosto de 2018

Violencia familiar

Ariel Orama cuestiona ¿cuánta televisión o cine necesitamos para entender que el maltrato sigue siendo el plato preferido de las familias, a veces, hasta de forma matizada y con pop corn en mano?

💬Ver 0 comentarios