Adrianne G. Tossas Cavalliery
💬 0

Auxilio para las aves damnificadas por María

Al pensar en los afectados por un huracán nos enfocamos en los humanos. Sin embargo, los vientos destruyen y afectan los recursos naturales.  La flora es la primera en recibir y resistir los vientos;  la fauna intenta refugiarse entre ramas y troncos. Las aves buscan protección en la vegetación de mediana o baja elevación para evitar ser arrastradas por las ráfagas que azotan el dosel del bosque.

Sorprende que las aves, algunas de las cuales miden pocas pulgadas, resistan el embate de vientos que sobrepasan las 100 millas por hora.  Sin embargo, los mayores efectos para ellas comienzan pasado el huracán. Enfrentadas a un nuevo ambiente, deben sobrevivir habiendo perdido sus refugios, áreas de dormideros y anidaje, y, sobre todo, los recursos alimentarios.

Como ecóloga especializada en ornitología (estudio de las aves) estuve muy atenta a su conducta durante el paso de María desde mi casa en el campo de Mayagüez. Observé  palomas turcas, reinitas comunes y ruiseñores volando desorientados, probablemente por haber perdido su  resguardo.

Sólo encontré  una víctima fatal del evento, un zumbadorcito. En las pasadas tres semanas he ido redescubriendo la diversidad  registrada antes: 30 especies. Pero la severidad de los efectos varía según la especie. Algunas han respondido buscando alimento localmente, y otras, con más capacidad de dispersión, han extendido sus áreas de búsqueda, como las palomas turcas. Desconozco qué ha pasado con los mucaritos; escuché a un solo individuo cantando una noche.  Son de gran preocupación las especies en peligro de extinción, las amenazadas, y aquellas con poblaciones pequeñas o de distribución restringida.

Debemos estar conscientes de que  coexistimos con una diversa avifauna isleña, para ayudarla durante la emergencia, ya que la devastación se extiende por todo Puerto Rico, en hábitats rurales, costeros y urbanos. La recuperación de sus poblaciones tomará años, pero podemos poner en práctica medidas a corto plazo para socorrerlas. Sugiero dos  acciones inmediatas:

(1) Proveer alimento, en especial  para las  que dependen de flores y frutos, los recursos más afectados. Las reinitas comunes vendrán rápido a comer si se les pone azúcar en un recipiente colgante en un lugar tranquilo y cercano a vegetación en el patio o terraza. Para beneficio de una mayor variedad, como palomas, gorriones y zorzales, se pueden ofrecer semillas y  frutas maduras como guineos.

(2) Sembrar. Mientras más rápido se recupere la cobertura vegetal, más rápidamente las aves podrán protegerse de depredadores, obtener recursos alimentarios variados y anidar. Hay que enfatizar la reforestación con especies de flora nativa, ya que resistirán mejor eventos naturales futuros.

A nombre de las aves, ¡muchas gracias!

Otras columnas de Adrianne G. Tossas Cavalliery

martes, 5 de diciembre de 2017

Reinitas después de María

La ecóloga Adrianne G. Tossas explica cómo las aves migratorias se afectaron por la devastación causada por el huracán María.

sábado, 4 de noviembre de 2017

¿Otro María?: No

La ecóloga Adrianne G. Tossas sugiere estilos de vida que prevengan la formación de otros huracanes como María.

💬Ver 0 comentarios