Raúl A. Pérez Rivera

Tribuna Invitada

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

Aves adaptadas al urbanismo boricua

A la agricultura y al desarrollo urbano se les considera como las causas modernas que más han contribuido a colocar especies en peligro de extinción o a extirpar aves. Esto es muy fácil de explicar porque con ambas actividades usualmente se limpia un área completamente para sembrar o urbanizar. De esta manera se elimina completamente el hábitat de las especies que habitaban en dicha localidad.

Sin embargo, un grupo de aves, se han adaptado a estos cambios, particularmente en las áreas urbanas, y conviven con nosotros. Entre estas las siguientes:

El Mozambique (Quiscalus niger) es sin lugar a dudas la especie que mejor se ha adaptado al entorno urbano. Este utiliza como alimento virtualmente todo tipo de sobra de alimento que producimos, tales como arroz, habichuelas, vegetales y carne. Por otro lado, roba el alimento compactado de perros, lo llevan a lugares donde hay agua, y esperan que se ablande para luego ingerirlo. Entre los materiales que incluyen para la construcción de su nido, encontramos pedazos de papel, sorbetos, tela, hilo de mapos y hasta pedacitos de plástico.

El Mozambique y la Reinita (Coeraba flaveola) se disputan el título de ser las aves más comunes en nuestro entorno urbano. La Reinita se alimenta de néctar y frutas de la gran mayoría de las plantas que sembramos en nuestros patios, incluyendo algunas de gran tamaño como, mangos, papayas y guanábanas. En algunos lugares en donde colocan libadores o recipientes con azúcar, se congregan en docenas y toman turnos para alimentarse. Las he observado tomar sobrantes de café, jugo y refrescos carbonatados, particularmente luego del paso del huracán María. Complementan su dieta con artrópodos como pequeños insectos y arañitas. Muchas veces se les observa lanzarse sobre la esquina de una marquesita, para atrapar la arañita que ha construido su telar en dicho lugar. Anidan en una amplia variedad de arbustos y árboles urbanos, e inclusive construyen nidos sobre tiestos y lámparas. Como material de construcción podemos encontrar hilo, pelos de mapo, plumas de gallinas y hasta pelo de humanos. 

La Rolita (Columbina passerina) utiliza como alimento las semillas que desperdician aves en cautiverio como pericos y pinzones. También se alimentan de granos de arroz, ya sea crudo o cocido. Lo más interesante son los lugares que están utilizando para anidar. El preferido parece ser las hojas de ventanas tipo Miami, y en segundo lugar la parte superior de acondicionadores de aire de tipo de cajón. En días pasados encontré tres nidos en lugares más atípicos. Uno sobre una canal de desagüe rota. Otro dentro de un contenedor de basura que estaba casi lleno de papel. Sobre un grupo de papeles que formaban una concavidad y que estaba como a ocho pulgadas del borde una pareja construyo su nido. Finalmente, uno sobre material secante que estaba en una bandeja y esta sobre un armario de metal de seis pies de altura.

La Reina Mora (Spindalis portoricensis) es otra de las especies a las que le va muy bien en áreas urbanas donde hay vegetación arbustiva y arbórea que producen frutos. A tales efectos, se alimentan de las frutitas de Dama de Día, de ajíes picantes, guayabas, guineos, mango y hasta guanábana. Utilizan arboles bien frondosos como el úcar, la maría y los ficus, para construir sus nidos. Cuando no consiguen suficientes frutas, se alimentan de las hojas, flores y renuevos de más de 20 especies de plantas que nosotros utilizamos como ornato.

El Pitirre (Tyrannus dominicensis) ha hecho cambios asombrosos. No tan solo se alimentan de día, sino también en la noche. Se aprovechan de los insectos que son atraídos por la luz de postes del alumbrado para darse un festín. Además, los utilizan para construir sus nidos. En sus nidos que se han caído de los postes, he encontrado pedacitos de tela y plástico cubriendo parte del interior de estos.

Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

lunes, 10 de septiembre de 2018

Del Garadiabolo a la Gárgola

Raúl A. Pérez Rivera explica trasfondo de relatos curiosos sobre “animales raros” bautizados como el Garadiablo en Fajardo y el Vámpiro de Moca, que cobraron popularidad en el pasado, al igual que ocurre al presente con la Gárgola de Barceloneta

💬Ver 0 comentarios