Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Bandera boricua en mano

Habrá de todo. La mezcla que gusta y disgusta a la vez, el ruido, el sabor de lo bueno y de lo no tan conocido.

Es mañana, domingo, el domingo del Desfile Puertorriqueño en la ciudad de Nueva York y por ahí se cuela ya la destilación de las lágrimas de muchos, la música que se ha vivido y el olor a bacalaitos que se ha extrañado inundará y conquistará a los iniciados.

Y a veces ya no se sabe la razón por la cual se vuelve a estar ahí.

Se intima, pero no se sabe con certeza.

Ricky Martin encabeza el desfile esta vez, pero hay tantos menos - o nada - conocidos que se invitan y se homenajean todos los años.

Pintores, activistas, cantantes que cada vez cantan menos, oscuros locutores de radio, prometedores presentadores de televisión, y en algún momento llegan las requeridas y esperadas menciones de la nostalgia. Todo, bandera en mano. Todo en directo, transmitido por televisión.

¿Serán las “atracciones” y los “invitados especiales” los que todavía seducen a esos que todavía aguantan el empuje del calor y de las repetitivas introducciones?

Nadie sabe, nadie sabrá. Es un complicado ejercicio de autoinmolación este evento que en su longeva existencia ha logrado triunfar sobre cruentas rencillas, discusiones, problemas económicos y cambios de enfoque.

Cruzar la Quinta Avenida con orgullo y bandera en mano ya no es la rareza que era cinco décadas atrás.

Nada lo es. Ni las quimeras de los puertorriqueños que primero se lanzaron a las conquistas que tenían que lograr —que ya son otras— ni la música, ni las canciones que le recuerdan a los habitantes de la isla del Caribe.

Los tiempos, los triunfos, las edades y las memorias van transformando los contenedores emocionales y las maneras en que nos sometemos a la vida.

Pero quizás ya es mucho pedir que se recuerde a la isla con las letras de las canciones de Bad Bunny.


Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 7 de septiembre de 2019

Espejo y furia

El escritor Félix Jiménez reflexiona que es triste saber y constatar que toda vida tiene sus porciones de violencia. Y que ahora también son otras violencias las que atacan.

sábado, 24 de agosto de 2019

Escaleras

Frente a una escalera, o un ascensor, no hay dudas. El paso se ha ensayado en la imaginación incontables veces, dice el escritor Félix Jiménez.

sábado, 10 de agosto de 2019

Incertidumbre

La manifestación que condujo a la renuncia de Ricardo Rosselló tiene eventos comparables en otros países del mundo.

sábado, 27 de julio de 2019

Los adioses

Félix Jiménez señala que la renuncia del gobernador fue un adiós manufacturado desde la vergüenza del que se esconde cuando ya realmente no tenía escondite

💬Ver 0 comentarios