Juan Zaragoza

Tribuna Invitada

Por Juan Zaragoza
💬 0

Baño de podredumbre

“ Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes” (Jorge Luis Borges)

Allí frente al paredón público, como si previera su muerte, vio pasar por su memoria aquellos primeros días de activismo político en el barrio, luego en la universidad y en la escuela de leyes. Recordó las caravanas bajo el sol candente, las trifulcas como funcionario de colegio, la política chiquita, la conspiración; todo ese trabajo y sacrificio con el propósito que algún día, como a tantos antes que él, el Partido lo recompensara.

Recordó también los frutos de su trabajo, el nombramiento como juez municipal, su ascenso a juez superior, y finalmente lo que alguien tan talentoso y sacrificado como él merecía, su nombramiento como presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE). En todas, sus amigos y parientes celebraron ingenuamente los logros de ese muchacho tan inteligente y trabajador, orgullo de su pueblo.

En la CEE gozaría de cuatro años de privilegios, chofer, reconocimiento público, entrevistas y portadas de periódico. Además, con ese nombramiento llegó la satisfacción inigualable de ver los vecinos envidiosos cada mañana, asomarse por la ventana, viendo como el chofer le abría la puerta para entrar al carro oficial que lo esperaba. Dios es justo con los que sirven bien, pensaba cada mañana al entrar al vehículo que lo esperaba con un frío que contrastaba con calor mañanero de nuestro Caribe.

Ahora se siente traicionado por su gente, hermanos en el ideal que de repente niegan su parentela. Todo por el error inexcusable de dejar documentado su buen trabajo; “si lo hubiese hecho por teléfono, otra sería mi suerte, piensa”. “¿Cómo el trabajo que me hizo merecedor del puesto en la CEE puede ahora ser un pecado mortal?, se pregunta”. “No es justo que yo pagué los platos rotos, por qué tanto revuelo, si no fui el primero ni seré el último”, reclama con coraje.

El exjuez Rafael Ramos Sáenz pronto tendrá que añadirle el ex a su apellido cual número romano, porque dejará de “ser” muchas cosas. Claro, lo que no dejará de ser, porque nunca lo fue, aunque así se lo creyó desde pequeño, es honorable. Su salto a la inmortalidad, contrario a lo que siempre soñó, fue el abrirnos las puertas a la letrina de la política chiquita y enseñarnos como las aguas que se desbordan contaminan todo lo que mojan. Sus actos ponen en entredicho la credibilidad y la reputación de dos pilares de nuestra democracia, el Sistema Judicial y el Sistema Electoral, casi nada.

Este baño de podredumbre nos obliga a considerar, esta vez en serio, reformar el sistema de nominación de jueces. Esto requiere dejar de pensar en el partido y pensar por un momento, aunque sea cortito, en el país. Requiere, además, entregar uno de los mecanismos preferidos de recompensa a los abogados que “trabajan” por el partido, su acomodo como juez. Finalmente hay que comenzar a confiar de verdad en el sistema de justicia y dejar de sembrar “amigos” en los estrados, para cuando se necesiten.

El ex, más que caminar, salió corriendo de vuelta al anonimato. Lo triste es que personas como él no se quitan. Son – perdonen si los ofendo con la palabrita- resilientes, no toleran el anonimato. Ese apetito por el poder, esa necesidad visceral de tener chofer no los deja descansar. Así que pronto lo veremos regresar a la cueva de donde salió para eventualmente, poquito a poquito, volver a hacer lo que sabe hacer, trabajar la política desde las trincheras. Tal vez hasta se abrace a alguna religión para pavimentar su regreso. Todo eso con la esperanza de que un día, la memoria corta de este pueblo le permita volver a tener un chofer pago por todos nosotros.

Otras columnas de Juan Zaragoza

martes, 12 de febrero de 2019

El bizcocho de Cofina

El exsecretario de Hacienda, Juan Zaragoza considera que el acuerdo de Cofina fue más bondadoso con los bonistas que con Puerto Rico

viernes, 8 de febrero de 2019

Domar el monstruo de las drogas

El exsecretario de Hacienda, Juan Zaragoza, comenta razones que inducen a los jóvenes a entrar en el negocio de las drogas en Puerto Rico

lunes, 28 de enero de 2019

Turbulencia en Hacienda

El exsecretario Juan Zaragoza expresa que la carta de renuncia de Teresita Fuentes siembra mil dudas sobre el manejo de las finanzas por parte de esta administración

sábado, 12 de enero de 2019

El impecable negocio de las drogas ilícitas

El exsecretario de Hacienda, Juan Zaragoza, declara que la verdadera crisis fronteriza no es la entrada de seres humanos por la frontera mexicana, sino la entrada de drogas por la frontera de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios