José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Beneficio del ejercicio para enfermedades degenerativas

Una enfermedad degenerativa es una afección generalmente crónica mediante la cual ocurren progresivamente cambios degenerativos.  En la mayoría de los casos se afectan los procesos celulares. A la misma vez, la estructura de los tejidos sufre cambios adversos y los órganos afectados van deteriorándose mientras transcurre el tiempo. 

Algunas enfermedades degenerativas son:

-Cardiovasculares -Esclerosis múltiple  -Obesidad  -Discos herniados -Diabetes  -Parkinson  -Asma  -Cáncer -Artritis  -Hígado graso -Distrofia muscular  

Las personas que experimentan alguno de estos padecimientos van perdiendo progresivamente algunas funciones vitales. Aunque el sector poblacional de adultos mayores resulta ser más vulnerable a este tipo de patologías, la población juvenil y adultos jóvenes no está exenta de padecer alguna de estas afecciones.

Si eres un adulto joven o un adulto mayor con alguna de estas afecciones el ejercicio puede brindarte beneficios considerables para tu salud y calidad de vida. Existen variados ejercicios y rutinas seguras que no representan riesgos.

¿Qué ejercicios son seguros? 

Según tu condición de salud, deberías consultar a un fisiólogo, un fisioterapista o un experto en ciencias del ejercicio y aptitud física. Mediante una evaluación específica se crea una rutina en base a prevención y mantenimiento, donde sabrías que ejercicios podrías realizar con un control de frecuencia e intensidad y cuáles no debes hacer. 

¿Cómo el ejercicio mejora tu condición? 

• Mejora la salud cardiovascular

• Te ayuda a mantener un peso saludable 

• Mejora tu resistencia muscular

• Reduce dolor y rigidez

• Mejora la circulación 

• Promueve la calidad de vida 

Algunos ejemplos:

• Artritis: el ejercicio ayuda a manejar el dolor y provee la fuerza muscular necesaria alrededor de las articulaciones afectadas, en adición reduce la rigidez articular.

• Cáncer:  el ejercicio mejorará la calidad de vida del paciente a la vez que ayuda al sistema inmune, fortaleciéndolo. El ejercicio puede prevenir algunos tipos de cáncer.

• Diabetes: el ejercicio ayudará a que la insulina actúe de forma eficaz con tus niveles de azúcar en la sangre. 

• Enfermedades cardiacas: los pacientes pueden tolerar entrenamientos de intervalos específicos según el caso. Estimula la circulación y ayuda a mantener la presión arterial estable. Mejora la eficiencia del corazón. 

• Dolores y afecciones de espalda: un programa específico para los músculos de la zona central “core” será muy beneficioso.  Estabiliza los músculos que protegen la columna. Una rutina de flexibilidad dos veces al día evitará rigidez y dolor continuo. 

• Asma: el ejercicio ayudará a tonificar los músculos de tu caja torácica y los músculos protagonistas enla respiración. Ejercitarse será beneficioso a tus pulmones.

• Parkinson: el ejercicio ayudará en la reducción y mejoría de los síntomas motores como rigidez, posturas, temblores y coordinación. En adición en los NO motores como cambios cognitivos, fatiga y estado de ánimo. 

• Obesidad: el ejercicio físico junto a un plan nutricional es la mejor herramienta para el control de sobrepeso. Consumes calorías, controlas el apetito, reduces factores de riesgo y en el aspecto psicológico adoptas una actitud proactiva y de motivación. Experimentas mayor energía y vitalidad.

• Esclerosis múltiple: el ejercicio  ayudará a prevenir la atrofia muscular. Mejora tu función cerebrovascular y cognitiva. Promueve la flexibilidad, el arco de movimiento y la capacidad física. Disminuye los niveles de impacto.

En el deporte ningún atleta está exento de experimentar alguna patología autoinmune, crónica o degenerativa.  

En adición se producen diversas afecciones producto de sobre uso, movimientos repetitivos de impacto como saltos, entre otros. A su vez, la exposición a entrenamientos de fuerza o resistencia, así como de exigencia cardiovascular con cargas erróneas de frecuencia intensidad.  Conozco personalmente diversos casos de población general y atletas con patologías generativas y otras afecciones autoinmunes, donde la actividad física supervisada, una alimentación saludable y de la mano con una hidratación responsable, son los principales “medicamentos” para el cuerpo humano.

El autor es fisiólogo del ejercicio y posee un centro de  desarrollo y capacitación. Puede ser contactado al correo electrónico [email protected] 


Otras columnas de José Cruz López

sábado, 30 de mayo de 2020

A mover el esqueleto durante la pandemia

En la nueva realidad de la pandemia, toman relevancia tres preguntas en torno al deporte y la actividad física: ¿cómo? ¿cuándo? y ¿dónde?, dice José Cruz López

sábado, 16 de mayo de 2020

COVID-19 y el peligro de sus secuelas fisiológicas

Todavía hay muchas cosas que desconocemos acerca de este novel virus. Lo que sí está claro es que puede tener efectos adversos en todo nuestro organismo, escribe José Cruz López

💬Ver 0 comentarios