Eudaldo Báez Galib

Tribuna invitada

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

Bienvenida al año viejo

Mañana no comienza un año nuevo. Repetiremos el viejo. Pues nada ha de cambiar con las 12 campanadas. Mientras no comprendamos quiénes somos, se nos imposibilita conocer dónde estamos y hacia dónde vamos.

Por un siglo hemos sobrevivido el esquema diseñado por el Tribunal Supremo federal: pertenecemos a Estados Unidos, pero no somos parte de esa nación. Con la evidente consecuencia de si realmente somos ciudadanos o una mera “adscripción retórica” (expresión para adornar el discurso, sin abonar a él).

Ese “ser o no ser” forzó la creación de una estructura autonómica diseñada como síntesis política entre la estadidad y la independencia. Intentó curar un vacío, y confusión social, para brindar sensatez a una condición de sumisión política y tranquilizar la inquietud social que amenazaba la estabilidad insular. Se logró algo, pero solo porque descansó, en vez, sobre necesidades mutuas: el oportunismo de yo te uso y tú me usas. Lo que negó un basamento sólido para su futuro.

Ese “autonomismo” se vendió a la comunidad internacional. Compraron. Tras lo cual el Congreso se desligó y, por inacción, delegó en los tribunales dar forma a la relación. Los jueces fueron esculpiendo la figura en barro blando, hasta que nuestras necedades, inconsistencias y corrupción la derritieron.

Cómo, entonces, definir nuestra existencia si el “definir” mismo es la controversia. ¿Somos latinoamericanos o somos estadounidenses de habla y cultura hispana? ¿Estamos integrados a la cultura estadounidense como minoría étnica o somos una adherencia anormal a ella? Lo de “Guaynabo City” y “San Juan City Police” ¿son chiquilladas politicastras o genuinos rasgos biculturales?

Cómo decidir hacia dónde vamos si la estrategia partidista es atontar el entendimiento para hacerlo susceptible a ficciones políticas. Máxime, cuando existe un cisma de credibilidad entre pueblo y gobierno. ¿Ejemplos? Aquí, las urnas exigieron que se adoptara un sistema unicameral y que no se aumentara el número de jueces del Tribunal Supremo, pero, se tira la lengua al elector; y allá, los tribunales sentenciando que el “Commonwealth” era un estatus novel de gobernanza propia, afirmando lo contrario ahora, tanto judicial como legislativamente, y una presidencia que requetejuró a la humanidad nuestra autonomía, ahora afirmando que, inclusive, nos puede regalar.

En fin, hasta que no estabilicemos nuestra alma colectiva, nos respetemos y rompamos con la veneración al embuste, no habrá Año Nuevo. Pero, “anyway”, ¡Felicidades!

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

miércoles, 27 de marzo de 2019

Gobernador Rosselló, no ceda

Eudaldo Báez Galib expresa que la realidad política dicta que la propuesta municipal del gobernador es una fórmula intermedia, potencialmente consensual y atendible

martes, 5 de marzo de 2019

De rodillas en Puerto Rico

El exsenador Eudaldo Báez Galib indica que Puerto Rico no es solo colonia, sino propiedad

💬Ver 0 comentarios