Julio Fontanet

Punto de vista

Por Julio Fontanet
💬 0

Bill Cosby y La Manada

La pasada semana y en dos continentes separados, se difundieron dos noticias distintas, pero con varios hilos conductores. En los Estados Unidos, el titular de muchos periódicos fue que, en un segundo juicio, el comediante Bill Cosby fue encontrado culpable —de manera unánime por un jurado de doce personas— de agresión sexual; esto después de múltiples denuncias de mujeres que narraron cómo el artista, aprovechando su poder y carisma, las drogaba para luego, y en contra de su voluntad, agredirlas sexualmente.

En España, una joven de 18 años fue violada, en horas de la madrugada en los Sanfermines de Pamplona en julio de 2016, por un grupo de adultos andaluces —de entre 25 a 30 años— que se hacían llamar “La Manada”. Sí, “La Manada”, como un grupo de animales que merodea y acecha en busca de presas. En ese caso, un panel de tres jueces, con votación de dos a uno, los encontró culpables únicamente de abuso sexual por entender que no hubo violencia ni intimidación en contra de la víctima por parte de los acechantes integrantes de “La manada”. Si bien es cierto que se exponen a nueve años de cárcel, la decisión causó mucho malestar en España dado el hecho de que no fueran encontrados culpables de violación.

Llama la atención cómo, en el caso de Cosby, el sentir generalizado fue de satisfacción con el veredicto rendido. Razones hay de más. Desde hace años, Cosby dejó de ser ícono de los “stand up comedians” (hay que reconocer que era genial). También dejó de ser el modelo del padre afroamericano suburbano que rompió esquemas raciales para ser parte de la cultura popular, tanto para blancos como para negros. Comenzó a ser descrito, entonces, como depredador sexual por decenas de víctimas, mujeres que tuvieron la valentía de denunciarlo, a pesar de anticipar las vicisitudes que enfrentarían al denunciar a una persona del perfil de Cosby.

Esa misma valentía fue la que proyectó la joven española que denunció a los miembros de “La Manada”. Ella sabía que se traería a colación que participó en las fiestas de San Fermín, que bebió alcohol, que caminó en horas de la madrugada con miembros del grupo, que besó a uno de ellos y que se quedaba a dormir en un automóvil. Me pregunto si todavía pueden existir personas que entiendan que esto implica que la mujer está consintiendo a un acto sexual. ¿O es que hay personas que ante ese escenario la responsabilicen por lo que le pasó?

Y si fuera un hombre el que incurre en la misma conducta, ¿justificaría que lo sodomicen grupalmente? ¿Es, entonces, que hay doble estándar para algunas personas? Por lo visto, para uno de los jueces españoles (quien los hubiera exonerado), sí existe; pero, afortunadamente, para la mayoría de los españoles y españolas la decisión de que fueran encontrados culpables únicamente de abuso fue criticada.

En los Estados Unidos, el reto es que, en los próximos casos en los cuales esté acusada una personacon perfil similar al de Cosby (y con una prueba similar o más contundente), pero que sea caucásico, sea también encontrado culpable. Tampoco puede existir un doble estándar racial para estos casos. En España, donde el movimiento “Me too” se ha entronizado, la condena reducida envía mensajes contradictorios.

Por un lado, refleja que la conducta de “La Manada” era criminal y que la víctima, a pesar de las circunstancias descritas, no consistió al acto sexual. Ello es positivo porque hubiera sido terrible que exoneraran a los agresores, enviando así un mensaje de que todo se permite cuando se está de fiesta.

Por otro lado, el que la condena no fuera por agresión sexual refleja que todavía en la mente de algunos el NO de una mujer, o el silencio por intimidación, no es necesariamente un NO, dependiendo de las circunstancias. Evidentemente, todavía hay mucho camino por recorrer.

Otras columnas de Julio Fontanet

miércoles, 4 de diciembre de 2019

¿Son legales las escoltas de Beatriz Rosselló?

A lo que me opongo es a la concesión de privilegios injustificados, con cargo a un presupuesto en situación precaria y sin ningún tipo de análisis de campo, plantea Julio E. Fontanet

martes, 5 de noviembre de 2019

Salario mínimo: ellos y nosotros

Algo positivo tuvo el comentario de José Ledesma: les hizo ver a los que piensan como él lo equivocados que están, sostiene Julio Fontanet

miércoles, 30 de octubre de 2019

El "Joker" y la insensibilidad

El licenciado Julio Fontanet argumenta sobre la desidia del gobierno hacia las necesidades las personas pobres con enfermedades mentales y paralelismos locales con el drama presentado en "Joker"

jueves, 3 de octubre de 2019

El otoño de Donald Trump

La experiencia vivida por todos en Puerto Rico hace escasamente dos meses nos permite comprender la situación tan delicada en la que se encuentra —nuevamente— el presidente Donald Trump, dice Julio Fontanet

💬Ver 0 comentarios