Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Bladimir Díaz: una gesta impensable en el tenis de mesa

Al principio de esta década, Adriana Díaz tenía diez años de edad.  En las más altas esferas de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF, por sus siglas en inglés), era muy poco probable que alguien conociera sobre Puerto Rico. 

En un deporte dominado por China, lo menos que alguien pensaría en ese entonces es que una pequeña isla caribeña de menos de cuatro millones de habitantes se presentaría en un futuro cercano como una potencia del tenis de mesa. 

Pero, hace una década, en las entrañas de Utuado se gestaba algo especial. Bladimir Díaz, un exjugador nacional de tenis de mesa, entrenaba a sus hijas con el sueño de que algún día la bandera puertorriqueña se pasearía por los escenarios más grandes de ese deporte. Sus hijas Melanie y Adriana daban destellos de que algún día lo pudieran lograr.

Repartiendo sus labores entre padre de familia y entrenador, Bladimir lo logró. Ha desarrollado a dos jugadoras entre las mejores 65 del planeta, con Adriana ocupando el puesto 22 y Melanie el 62 del escalafón mundial actual. Eso no es poca cosa. 

Juntos han ido conquistando logros inéditos para el tenis de mesa puertorriqueño, como medallas panamericanas y participaciones en Juegos Olímpicos. Este año, Adriana ganó cuatro medallas —tres de oro— en los Juegos Panamericanos, y Melanie jugó un papel decisivo en la presea dorada en el torneo por equipos.

Precisamente, es el caso de Melanie que ha sacado a relucir las grandes dotes de Bladimir como entrenador. La mayor de las hermanas, siempre a la sombra de Adriana, dio un enorme salto de calidad en 2019. Melanie comenzó el año en la posición 136, y ha experimentado un gran crecimiento que se ha visto reflejado en su ascenso en el ranking.  Ese desarrollo de Melanie es una prueba de la gran habilidad de Bladimir como entrenador al no solo trabajar la parte técnica, sino la mentalidad de una jugadora que siempre ha estado en segunda fila ante su hermana menor. Estoy seguro de que ese avance de Melanie estuvo en la mente de los votantes al premio, que escogieron a Bladimir sobre Li Sun, entrenador del equipo femenino de China, y el alemán Jorg Rosskopf, entrenador de la selección masculina de su país. 

¿Qué debe ser lo próximo para Bladimir? Continuar desarrollando talentos fuera de sus hijas, para asegurarnos de que este repentino éxito de Puerto Rico en el tenis de mesa sea uno sostenido. Ese será su próximo gran reto como entrenador y, de conseguirlo, se reafirmará como uno de los mejores del mundo.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

miércoles, 1 de abril de 2020

Ay, deporte, que mucho te extraño…

El deporte volverá. Y cuando ocurra, será una de las primeras señales de que el planeta se recuperó de esta crisis del coronavirus, escribe Esteban Pagán

💬Ver 0 comentarios