Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Boricua o no boricua, esa es la cuestión

El tema de clasificar qué peloteros profesionales deben ser identificados como boricuas es uno que trae de cabeza a periodistas, analistas y editores en las redacciones de medios deportivos, que parecen no ponerse de acuerdo en qué metodología usar para definir la ciudadanía deportiva de jugadores como Nolan Arenado, Giancarlo Stanton o Marcus Stroman, por mencionar varios ejemplos de peloteros con algún vínculo sanguíneo —o parentesco— con Puerto Rico, aunque no hayan nacido aquí.

El fenecido autor del libro “Los boricuas en las Grandes Ligas”, José “Pepe” Crescioni, solía tener una contestación clara para tal dilema.

“Si es elegible por reglamentación para jugar en liga de béisbol profesional de Puerto Rico, entonces tiene ciudadanía deportiva boricua”, explicaba Crescioni, y es bajo ese argumento que el también escritor de béisbol, Jossie Alvarado, le ha dado continuidad a su obra.

Esta regla de elegibilidad de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, aparece escrita en el Artículo Décimo, sección 10:01 – Clasificación de Jugadores, que estipula quién es un jugador refuerzo y quién es un jugador nativo.

Y bajo esa definición, tanto Arenado (nieto de abuela boricua), Stroman (hijo de madre boricua), George Springer (hijo de madre boricua), Jake Arrieta (nieto de abuelo boricua), Alexis Ríos (hijo de estadounidenses, nacido en Alabama, adoptado por padres boricuas y criado totalmente en Puerto Rico), Ian Snell (hijo de estadounidenses, pero criado por padrastro boricua), Edgar Martínez (nacido en Nueva York, de padres boricuas), entre otros, son y fueron catalogados como puertorriqueños para jugar en la Lbprc.

La reglas de la Lbprc, las de MLB, las del Clásico Mundial de Béisbol, las de la Federación Internacional de Béisbol y las del Comité Olímpico Internacional, definen la ciudadanía deportiva de los peloteros y otorgan permisos de participación. Por ejemplo, de Puerto Rico reclamar para el Clásico de 2021 a Stroman y/o Arenado, y de ellos aprobarlo, podrían jugar por el equipo boricua, aunque ya representaron a Estados Unidos. Lo hizo el lanzador panameño de padres chinos, Bruce Chen, quien lanzó por ambos países, y casi lo hace Alex Rodríguez, quien jugó por USA en 2006 y se había comprometido a jugar el Clásico de 2009 con República Dominicana, aunque finalmente no vio acción por motivo de una lesión.

Por ejemplo, Springer, de abuelo panameño, fue reclamado por Panamá para la eliminatoria del Clásico del 2013, y aunque dijo que sí al equipo, finalmente no participó con ellos. En el pasado Clásico decidió no jugar por Puerto Rico, que lo reclamó. Veremos a ver que dice para el 2021.

Yo, por mi parte, tengo resuelto este asunto... pienso igualito que Crescioni.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 22 de enero de 2019

Con una buena baraja bajo la manga

En diciembre del 2018, la Junta de Directores del BSN determinó que impondría un nuevo tope salarial de $40,000 para el torneo. A inicios de este mes, la Asociación de Jugadores aprobó un voto de huelga de mantenerse este nuevo tope salarial y la pasada semana su presidente, Carlos Rivera, insistió en que se debería jugar con el tope salarial del 2018, es decir $60,000. Un día más tarde de las declaraciones de Rivera, algunos apoderados del BSN volvieron a insistir en defender el tope salarial justificando que algunas franquicias no podrían cumplir económicamente con los compromisos de un tope salarial de $60,000. Y fueron a más… si los jugadores quieren resolver el asunto, que traigan soluciones.

martes, 8 de enero de 2019

$40,000 por jugar en el BSN, ¿buen negocio?

Dos tormentas, de nombres Irma y María, junto a una Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el gobierno federal, trajeron unos lodazales que amenazan con darle un azote a los cimientos del Baloncesto Superior Nacional (BSN), que no sufre un fuerte percance desde los tiempos del caso federal de David Ponce en 1984.

💬Ver 0 comentarios