Adrianne G. Tossas Cavalliery
💬 0

Cada día es de la Tierra

No todas las fiestas se celebran con jolgorio y comida servida en vajilla desechable. Hay ciertas fiestas que proponen todo lo contrario, como el Día del Planeta Tierra, que se celebró recientemente. Desde 1970, cada 22 de abril, se promueve la concienciación ciudadana sobre los efectos detrimentales que han tenido los más de 150 años de actividades relacionadas a la Revolución Industrial. La contaminación resultante de aire, agua y suelos, así como la acumulación de desechos, y destrucción de hábitats, han causado una extinción masiva de especies. Esta pérdida de biodiversidad ha sido tan abarcadora y acelerada que amenaza la subsistencia de la propia humanidad.

A pesar de que esta fecha comenzó a celebrarse hace 48 años, hoy día en el planeta tenemos mayores problemas que cuando se inició este movimiento ambiental. Esto debido, principalmente, al calentamiento global y sus sabidas consecuencias. Ante ese escenario es inevitable preguntarse si ha valido la pena tanto esfuerzo.

La contestación es sí, porque cada vez hay más personas conscientes de cómo nuestros actos han afectado la naturaleza. Sin embargo, por la gravedad de los daños, es necesario que entren en vigor compromisos serios que distribuyan la responsabilidad entre todos los habitantes de la casa común. Acuerdos internacionales, como los de Kyoto, Río y París, intentan alcanzar este consenso.

Este mes celebraremos otra fecha ambiental importante, ya que el 22 de mayo es el Día de la Biodiversidad, según proclamado por las Naciones Unidas, y que junto a su Convención de Diversidad Biológica, intentan prevenir más extinciones a largo plazo.

Las dos fechas mencionadas ameritan conmemoracion, pero si verdaderamente queremos provocar cambios a favor del ambiente tenemos que promover que estas celebraciones se extiendan a través de todo el año, o sea, que cada día sea el Día del Planeta. Empecemos con la pr?xima fiesta familiar, usando platos biodegradables y reciclando los plásticos, así celebramos junto al planeta, la grandiosa diversidad.


Otras columnas de Adrianne G. Tossas Cavalliery

💬Ver 0 comentarios