Paul E. González Mangual

Tribuna Invitada

Por Paul E. González Mangual
💬 0

Cafeto en flor

Una de las industrias locales que más ha proliferado en nuestra isla en años recientes ha sido la del café. ¿A qué se debe este nuevo resurgir? Primero que todo, los puertorriqueños estamos adictos al café, un 83% de la población lo consume diariamente. Pero, más allá de ese factor, el café es uno de los motores económicos más importantes en la zona central de la isla.

Sin embargo, la gran demanda por una taza de café no va a la par con la merma en la producción que se da en nuestra tierra. Hay muchos factores históricos, económicos y políticos que han sido participes en esa desconexión que existe entre oferta y demanda. Pero, ese será tema para otro día.

No obstante, ni esas incongruencias económicas y un ciclón categoría cinco han podido parar el interés y el crecimiento de nuestra industria cafetalera. Hay un gran sentido patrio en mantener vivo ese aroma matutino y lo hemos visto con una nueva generación de caficultores, la implementación de técnicas y tecnologías de vanguardia, una diversidad de eventos educativos, el compromiso de la empresa privada, la proliferación de las barras de café, así como una tenaz resiliencia de todos los que forman parte de la industria.

El café de Puerto Rico fue una de las industrias más importantes del siglo pasado y su calidad era reconocida mundialmente, tanto así, que dicen que nuestro café llegó hasta las puertas de El Vaticano.

Cuando pensamos en lo que fue esta industria y cómo ha evolucionado hasta el día de hoy, la podemos comparar paralelamente con el resto de los asuntos de la actualidad. Al igual que el café, Puerto Rico fue una potencia exportadora de otros productos nativos, un nido para el desarrollo de profesionales y un ejemplo a seguir en temas económicos y sociales a nivel mundial.

Esa semilla sigue viva dentro de todos nosotros y tenemos todo lo que necesitamos para mantener viva la esperanza y salir hacia adelante. Mientras haya un cafeto floreciendo, habrá un puertorriqueño —en alguna parte del mundo— que continúe luchando por la patria que lo vio nacer.

Otras columnas de Paul E. González Mangual

💬Ver 0 comentarios