Manuel Martínez Maldonado

Punto de vista

Por Manuel Martínez Maldonado
💬 0

Calentamiento global: se nos acaba el tiempo

El 7 de octubre, mientras estaba en Madrid, El País destacó un acontecimiento que debe preocupar a todos los que habitamos este planeta. Al haberse agrietado aproximadamente 250,000 metros cúbicos del glaciar de Planpincieux, a los pies del Mont Blanc, amenazaban con desprenderse y causar una gran avalancha. El peligro era inminente para los tres países cuyas fronteras (figurativas, ya que no existen en la Unión Europea) convergen: Italia, Francia y Suiza. Las regiones inmediatas viven del turismo alpino y la amenaza es económica para pequeños comerciantes. Sin embargo, aunque no hubo avalancha, el llamado “Techo de Europa” quedó cicatrizado. No es la primera vez. El Planpincieux estaba unido al glaciar Rochefort a mediados del siglo XIX, pero esa lengua de hielo unitaria se ha derretido y la “cicatriz” es evidente y causada por el alza de temperatura.

En junio de este año, la época de deshielo en Groenlandia se aceleró abruptamente y las medidas, según reportadas en la revista Science el 21 de junio, mostraron que, aunque por un momento breve, la temperatura subió más de 20 grados centígrados sobre lo normal para la época. Para octubre el National Geographic indicó que era científicamente evidente que a la velocidad a la que capas de hielo entraban al mar para derretirse, habrían de contribuir a añadirle pulgadas al nivel de los mares. Cuánto más han de añadir, aún no se sabe.

El causante principal del problema se sabe a ciencia cierta: el CO2 producido por el uso de combustibles derivados del aceite de fósiles. Según el Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, (8 de octubre de 2018), si no se toman acciones concretas y abarcadoras para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, las temperaturas continuarán aumentando, provocando el desarrollo de mayores y más frecuentes fenómenos atmosféricos, no solo aumentos en el nivel del mar, sino sequías y huracanes. Estamos, como recuerdan, en su ruta preferida.

La “Ley de política pública energética de Puerto Rico” (Ley Nu´m. 17 de 11 de abril de 2019) admite que la contaminación que genera la Autoridad de Energía Eléctrica resulta en el incumplimiento de esta con los Estándares de Emisión de Mercurio y Tóxicos de Aire, los cuales obligan a los generadores de energía a establecer controles estrictos para evitar la contaminación atmosférica con sus unidades generatrices. Pero hay que hacer lo más posible para ampliar el uso de energía renovable y que el gobierno ayude —en vez de entorpecer— para que así sea.

No ayuda para nada que el presidente de los Estados Unidos haya confirmado que sacará a su país del Acuerdo de París.  Ese acuerdo agrupa, sin imponerles reglas a los países miembros, cuya contribución para reducir la temperatura global es indispensable. No ayuda porque los que aquí lo siguen creerán que, respaldándolo, van a conseguir el anexionismo. Lo que sí conseguirán es, eventualmente, que nos ahoguemos o nos muramos de calor.  


Otras columnas de Manuel Martínez Maldonado

martes, 15 de octubre de 2019

Matando el globo

“En los Estados Unidos, ha tomado más de una década para que solo el 70% estén preocupados por el calentamiento global” - Manuel Martínez Maldonado

💬Ver 0 comentarios