Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

Calidad en salud es la clave

Una alta calidad en salud es alcanzable cuando coexisten armoniosamente una serie de condiciones favorables al bienestar del paciente y al mejoramiento de su estado de salud: cuidado preventivo a tiempo, promoción de sanos estilos de vida, cuidado curativo de avanzada, tratamientos científicamente correctos, buenos resultados, trato comprensivo y compasivo, satisfacción del paciente, acceso y costo razonable, tecnología informática modernizada, baja mortalidad, mínimo de complicaciones y errores, creciente expectativa de vida.

En el mercado están disponibles abundantes organizaciones expertas en cuantificar esas condiciones. Dichas organizaciones monitorean procesos y resultados, identifican fortalezas, debilidades y oportunidades de mejoramiento, acreditan prácticas médicas, planes médicos, hospitales, centros de salud, clasificando a los proveedores en orden de mejores a peores en calidad.

La pasada década ha evidenciado que una medición abarcadora y precisa hace una gran diferencia cuando está enfocada en lograr la más alta calidad. También ha revelado el extraordinario avance alcanzado en la calidad de los servicios de salud ofrecidos por aquellos que se han sometido al más riguroso proceso evaluativo. ¿Se ha insertado nuestro sistema de salud en esa ruta hacia la excelencia en calidad?

Veinte corporaciones comunitarias puertorriqueñas fueron nuestras primeras en figurar entre las mejores a nivel nacional en calidad y desempeño. He seguido su brillante ejecutoria cada año en el portal cibernético de la Oficina de Cuidado Primario (BPHC) de la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA) del Departamento de Salud y Servicios Humanos Federal (HHS).

Puerto Rico ocupaba en 2010 el segundo lugar entre los 50 estados en porcentaje de desempeño. Ciales PryMed ocupaba el primer lugar entre las 1,300 corporaciones de salud comunitarias 330 participantes en toda la nación. Aquellos resultados no fueron casualidad. Nuestros centros de salud primaria preventiva que sirven a 350,000 puertorriqueños han mantenido su alto posicionamiento en métricas de calidad en cada informe anual publicado desde 2010. Hasta han sido premiados con fondos federales adicionales para añadir nuevos servicios y expandirse de 44 municipios en 2012 a 58 municipios al presente.

El recorrido hacia la excelencia ha sido más lento para nuestras aseguradoras Medicare Advantage y sus 573,000 beneficiarios. En 2008, los Centros Medicare-Medicaid (CMS) iniciaron el programa evaluativo de calidad de las estrellas, pero no fue hasta 2011 que le añadieron atractivas bonificaciones económicas para los que alcanzaran las cualificaciones más altas. El progreso de nuestras aseguradoras Advantage, obtenido a través del portal cibernético de otra división operacional del Departamento de Salud y Servicios Humanos Federal conocida como Centros Medicare-Medicaid (CMS), ha sido notable. El porcentaje promedio por indicador en una muestra de seis indicadores que hemos monitoreado ha ascendido de 53% en 2008, a 71% en 2012, a 79% en 2016. Nuestra desventaja frente a las aseguradoras nacionales se ha reducido de 20% en 2008 a solo 4% en 2016. Durante ese proceso, nuestras aseguradoras Advantage al fin han rebasado el 70% en dos indicadores de transcendental importancia salubrista y económica: control de presión en el hipertenso y de azúcar en el diabético.

Nuestro plan de salud gubernamental jamás ha establecido como norte la excelencia en la calidad de sus servicios de salud. Es incomprensible que Mi Salud siga siendo la nota discordante, gastando tanto dinero ($3,000 millones anuales), pero sin rendir cuentas de manera pública y transparente sobre la calidad de sus servicios y el verdadero estado de salud de sobre un millón de beneficiarios.

Nuestros pobres tienen derecho a recibir servicios de la misma alta calidad que los beneficiarios Advantage, especialmente cuando ellos están bajo el control de prácticamente las mismas aseguradoras que sirven alta calidad para los beneficiarios Advantage. La Junta de Control Fiscal debe exigir cumplimiento de este reclamo que hacemos en nombre de los más vulnerables. Sería, además, una contundente y agradecida validación de la masiva asignación adicional de fondos federales que nos otorgó el Congreso para sostener totalmente a Mi Salud durante 2018-2019.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

jueves, 18 de octubre de 2018

La economía de nuestra salud

El doctor Ibrahim Pérez expone que nuestro sistema de salud debe retomar la ruta salubrista y operar en armonía con nuestra economía

lunes, 24 de septiembre de 2018

Preguntas sin respuestas a un año de María

El doctor Ibrahim Pérez cuestiona cómo es posible que en la emergencia del huracán, en Puerto Rico no pudiéramos proteger ni a los que suponíamos más protegidos, los pacientes encamados en un hospital

lunes, 20 de agosto de 2018

La salud de nuestros pobres

El doctor Ibrahim Pérez plantea que no hay justificación para que el plan de salud gubernamental se haya quedado tan rezagado en sus métricas de calidad

💬Ver 0 comentarios