Benjamín Morales

El Catalejo

Por Benjamín Morales
💬 0

Cambio climático, cambio político

Las escenas de los daños provocados por el huracán Harvey en Houston son desgarradoras. Millas y millas de terrenos habitados inundados por el agua, mientras miles de personas continúan abandonando sus propiedades como pueden, sea en botes, en helicópteros, nadando o caminando.

Son imágenes que impactan, pues Houston es la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos y cuesta creer que semejante desastre golpee de esa forma a la economía más poderosa del planeta. Pero Harvey lo hizo, y lo ha consumado dejando atrás, incluso, al letal Katrina, en el cual murieron 1,800 personas, o a los destructivos Sandy o Irene.

Si bien, afortunadamente, los muertos no serán contados por centenares, lo cual pudo ocurrir y gracias a la providencia no se dio, el impacto más visible de este huracán está en los altos costos materiales que provocará, aunque creo que en realidad su mayor sacudida se dará en el orgullo de cierto sector de la sociedad estadounidense.

La naturaleza ha enviado un mensaje claro de que con ella no se juega, de que ni el poder económico ni la influencia política pueden intervenir a la hora de que el planeta se las quiera cobrar con toda su furia.

Es cierto que los huracanes son fenómenos que han existido desde siempre, por lo que los escépticos tienen razón al decir que ellos no son nada nuevo, pero lo que es indudable es que la fuerza destructiva de estas criaturas naturales ya raya en lo impredecible.

El consenso entre los científicos es que Harvey se fortaleció salvajemente justo antes de tocar tierra, que llegó hasta Houston, se detuvo ahí, no se debilitó, dejó caer tanta agua que quebró todas las mediciones históricas y destruyó con sus vientos todo lo que pudo, y todo en tan poco tiempo, que simplemente su conducta no tiene ningún precedente en los registros meteorológicos.

La ventaja de contar con una cobertura mediática masiva ha colocado a este fenómeno y a su posterior drama humano en el tope de la agenda informática global, pero lo cierto es que Harvey viene a ser una irregularidad más en los patrones del clima global.

En Sierra Leona una inusual lluvia causó tales inundaciones que los muertos se cuentan por miles, mientras que en India y Bangladesh la época del Monzón ha dejado destrucciones que elevan los registros a niveles históricos.

Entonces, sectores de Europa reportan calores con cifras nunca antes vistas, mientras las sequías son la orden del día en muchos países, incluyendo, por ejemplo, Cuba, que sufre una sequía extrema en 70 por ciento de su territorio.

¿Qué pasa? No es que el planeta se ha vuelto en nuestra contra, es que el clima ha cambiado y lo que antes era normal, hoy se ha convertido en extremo. Donde antes llovía para esta época, hoy lo hace más, donde antes el clima era seco, pues ahora se reportan sequías extremas.

El tema del calentamiento global y sus efectos ha venido tratándose por décadas. Tímidamente las naciones del mundo acordaron en París tomar cartas en el asunto. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejándose llevar por un pensamiento ignorante de un sector extremadamente conservador de su país, se retiró del pacto porque cree es un “cuento chino”.

Ahora, ese mismo dirigente global ha tenido que tragarse una prueba amarga de cómo el calentamiento global tiene al clima patas arriba. Espero que, por fin, recapacite y vea que con la naturaleza no se pacta, no se negocia ni se juega. De las cosas seguir así, le tocará al país más poderoso de la Tierra tener que rectificar esa posición, aunque para ello, por supuesto, hará falta un cambio político más que uno climático. El problema está en que probablemente, cuando todo gire en la ruta correcta, ya será demasiado tarde.

Otras columnas de Benjamín Morales

domingo, 10 de septiembre de 2017

Cubrir un huracán categoría 5

Cubrir un huracán categoría cinco implica que se haga muy complicado escoger las palabras correctas para describirlo

sábado, 29 de julio de 2017

Estados Unidos en su peor momento

A seis meses de la presidencia de Donald Trump, el periodista Benjamín Morales Meléndez asegura que Estados Unidos atraviesa su peor momento político.

💬Ver 0 comentarios