Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Carmen Yulín, el neopopulismo y su partido

Carmen Yulín no decepcionó. Con su declaración no anticipada de que correría para gobernadora y por el Partido Popular Democrático (PPD) puso entre la espada y la pared al PPD, al Movimiento Victoria Ciudadana y al pequeño bloque de “melones” que se imagina independentista, pero votan consistentemente por el PPD.

En un discurso aderezado con un popurrí de clichés y citas desde Juan Antonio Corretjer y Luis A. Ferré hasta el comediante Miguel Morales (“las doñitas sí saben”), Yulín se reinventó como una mujer pobre, descendiente de picadores de caña, trabajadores del café y de mujeres analfabetas. Ello, a contrapelo de una hoja de vida que la certifica como graduada de la escuela superior de la UPR y la Universidad de Boston.

En este tiempo confuso de alineamientos y realineamientos todas las apuestas están en juego. La apuesta de Yulín parece dirigirse a forzar una coalición neopopulista entre populares soberanistas, melones y los desafectos de la partidocracia. Su movida cuenta con que los proponentes del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), arrepentidos o fracasados en su intento de inscribir un nuevo partido, se conviertan en un simple bloque de apoyo a la nueva alianza populista que aspira a liderar.

El populismo se define como un movimiento que articula la contradicción entre el “pueblo” y el “bloque en el poder”. En la “alianza” que propone Yulín, “el pueblo” son los soberanistas, los desafectos de la partidocracia y otros “descontentos”. La lógica que subyace la creación del MVC es similar, compiten por el mismo espacio, y algunos esperaban que Yulín se pronunciara como una de sus “lideresas”.

Yulín presenta los rasgos típicos de los líderes populistas: carisma, identificación directa con el “pueblo” (los descamisados de Perón, los jíbaros de Muñoz), pero también demagogia y ambivalencia. Detrás de su figura evoca el “pan, tierra y libertad” de Muñoz y el “sin miedo” de su esposa, doña Inés; que traza su linaje al “yo no tengo miedo” de Juana de Arcos, hija de campesinos que lideró un ejército de 5,000 hombres en la guerra de los cien años entre Francia e Inglaterra.

Enfrentada con la decisión de “cómo servir mejor a Puerto Rico”, si participando en la creación de un nuevo camino hacia el futuro, o ser gobernadora, habiendo dicho en 2017 que no sería candidata, Yulín escoge correr por un partido tradicional. No obstante, el éxito de esta apuesta a un movimiento neopopulista liderado desde un “PPD reformado” depende, entre otros factores, de que Yulín gane la primaria para la gobernación de dicho partido. La gran interrogante es, qué pasará con la propuesta de coalición neopopulista si Yulín pierde las primarias: ¿Respaldará al MVC o seguirá carrera con los demócratas en Estados Unidos? Es temprano para anticipar desenlaces, pero Yulín inicia el proceso secuestrando al PPD y arrinconando al MVC: o me apoyan o se liquidan.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

martes, 5 de noviembre de 2019

Para que nada cambie en nuestra crisis política

A un año de las elecciones ya se perfila una clara división en la contienda electoral: el régimen antiguo de la partidocracia versus un cambio radical, de acuerdo con Emilio Pantojas García

martes, 10 de septiembre de 2019

Una nueva forma de hacer política

La pregunta, que a la vez es amenaza para los líderes de gobiernos y de partidos tradicionales, es qué fuerza sociopolítica puede surgir de estos movimientos espontáneos. La respuesta en Puerto Rico es el incipiente Movimiento Victoria Ciudadana, según Emilio Pantojas

💬Ver 0 comentarios