Ángel Rosa

Tribuna Invitada

Por Ángel Rosa
💬 0

Carmen Yulín no tiene miedo

Utilizando la frase que Inés María Mendoza acuñó en las primeras elecciones en las que el PPD no contaba con Luis Muñoz Marín, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz gritó “Sin Miedo” a los populares para que se animen a seguirla a la gobernación de Puerto Rico.  El anuncio puso fin a meses de especulación sobre su futuro político.  De esa forma, se cuaja una primaria contará con al menos tres candidatos, además de Carmen Yulín. Atrás quedó la posibilidad de fundar o unirse a un nuevo partido.

El gran reto de Carmen Yulín es de dos vías: convencer a los populares de que ella puede y sabe ganarle a Ricardo Rosselló en 2020, a la vez que allega a posibles aliados políticos no afiliados a la Pava para que le ayuden a ganar dentro de esa colectividad.

Lo primero requerirá que Carmen Yulín pueda cautivar el imaginario de un partido que da signos de fatiga política y cuyos postulados sobre el status político de Puerto Rico no necesariamente coinciden con la visión de la alcaldesa.  

Puerto Rico es una colonia”, les dijo sin ambages a los populares.  Pero muchos en su partido reniegan de su diagnóstico, aunque carecen de un plan para corregir las “imperfecciones” del ELA.

Por otro lado, para la primaria Carmen Yulín necesitará cautivar el imaginario de miles  de inconformes con una economía estancada y sin capital de inversión para crecer, un gobierno endeudado y sin capacidad financiera más allá del “cash” que a sus arcas, un sistema educativo carcomido por la adicción a las prebendas políticas y sindicales, una UPR presa de sus luchas internas y despojada de los subsidios del estado y un sistema de salud privatizado diseñado para el bienestar de dos o tres compañías.  Tendrá en fin que convencer a los votantes que buscan buen gobierno, que ella sabe lo que hay que hacer y tiene la visión de cómo hacerlo.

Lo indudable después del 22 de marzo, es que al entrar Carmen Yulín a la primaria el juego cambia drásticamente en el PPD.  Sospecho que algunos de sus posibles contrincantes dentro desistirán paulatinamente de sus aspiraciones.  Otros, tendrán que examinar si uniendo fuerzas pueden derrotar a la primera candidata abiertamente soberanista con posibilidades de llegar al liderazgo máximo del partido.  El sector unionpermanentista del PPD tendrá que calcular si el tema del status es más importante para los populares que el deseo de ganarle al PNP.   

Si lo primero derrota a lo segundo tendrán que polarizar la primaria y enfrentar a Carmen Yulín con una sola candidatura.  Si se impone lo segundo, cada cual medirá sus habilidades para fiscalizar al gobierno, levantar fondos, lograr que la agenda del PPD sea relevante en Washington y darle aires de triunfo al partido más longevo de nuestra historia.  

La contienda acaba de comenzar, y el resultado se expresará directamente en las urnas en el verano de 2020.  Podría decirse, que lo mejor está por venir.

Otras columnas de Ángel Rosa

💬Ver 0 comentarios