Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Casiano resucita a Balkman por pura conveniencia

Desde que llegó al baloncesto puertorriqueño en 2010, por ser nieto de una carolinense, que fue descubierto por su agente Al Maldonado, quien se lo dijo a Lelo Cameron, entonces asistente especial de Carlos Beltrán, a la sazón presidente federativo y del BSN, enseguida llamó la atención por su estilo volcánico, su crucigrama de tatuajes, que incluía sus párpados y sus extravagancias, siendo conceptuado de ‘bad guy’ por su facha estrafalaria, aunque en realidad es una buena persona y siente un gran amor por el país que lo acogió con los brazos abiertos.

Con su inclusión en el Seleccionado, se ganó medalla de oro en Centrobasket, Juegos Centroamericanos y del Caribe y en los Panamericanos de 2011, en Guadalajara, México, en donde al percatarse que no había TV en la villa de atletas, se fue directo a una tienda de efectos electrónicos y compró un televisión y un aparato de vídeos para goce suyo y de sus compañeros.

Hay que recordar que él, egresado de la Universidad de Carolina del Sur, fue escogido, contra todo pronóstico, en el turno 20 del sorteo de 2006, por los Knicks de Nueva York, a pesar de que no estaba clasificado entre los primeros 200 candidatos, pero el coach Isaiah Thomas confió en sus habilidades defensivas, creyendo que era una copia de Dennis Rodman, recibiendo muchas críticas. Luego pasó a Denver y regresó a Nueva York, completando siete campañas en NBA y ganancias de sobre $11 millones.

En la Selección, siempre tuvo de aliado a José Juan Barea, que al enterarse que Eddie Casiano lo había despedido por tildarlo de indisciplinado, despotricando contra él epítetos ofensivos en los medios de comunicación luego del Repechaje de Serbia. De hecho, Casiano lo dirigió en México cuando los Halcones Rojos de Veracruz, obtuvieron el cetro, en 2013-14, y ahí empezaron sus desavenencias con él.

Ahora, sin embargo, se le quebró su techo de cristal, y le ha pedido a Renaldo Balkman, que se integre a la escuadra para el Mundial de China, y este en un alarde de responsabilidad y nobleza le dio el sí, perdonando al que nunca lo perdonó y quien hasta ayer no le había pedido excusas por sus ataques venenosos.

Nada, que quien escupe hacia arriba no puede escapar a su propio escupitajo.

Otras columnas de Chu García

jueves, 12 de septiembre de 2019

Ya Estados Unidos no es el cuco del baloncesto

Hay una gran realidad: el básquet de calidad se ha globalizado y un país como Argentina enfrenta hoy a los galos en semifinal sin contar en su plantilla con ningún miembro de la NBA

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Inalterable la cultura del basket argentino

El mundo entero pensó que con el fin de la Generación Dorada de Argentina, con Manu Ginóbili como su orfebre, jamás este país podría conseguir un recambio generacional que se mantuviera en la elite internacional.

💬Ver 0 comentarios