María de Lourdes Guzmán

Punto de Vista

Por María de Lourdes Guzmán
💬 0

Caso Los Filtros: por qué renunciar a la vista preliminar

En un proceso criminal, la etapa de la vista preliminar constituye una oportunidad para que la defensa de un imputado de delito descubra, con anterioridad al juicio, toda o parte de la prueba con la que cuenta el fiscal para probar su caso. Esto permite que los abogados puedan prepararse, adecuadamente, para la etapa del juicio en su fondo. Siendo el derecho a la celebración de una vista preliminar una herramienta de gran utilidad para los abogados de defensa, muy excepcionalmente se opta por renunciar a dicho derecho. 

En la mayoría de los casos, el derecho a la celebración de una vista preliminar se renuncia por economía procesal, es decir, porque con la alegación de culpabilidad de un imputado por un delito inferior se logra justicia para las partes involucradas, con lo que se evita la celebración de un juicio plenario que, tanto la fiscalía como la defensa, consideran innecesario. En otras ocasiones, el derecho a que se celebre una vista preliminar se renuncia cuando la defensa tiene la sospecha fundada de que el tribunal pueda determinar causa probable para juicio por un delito mayor al imputado, si la prueba así lo justifica, algo que el Tribunal está autorizado a hacer en virtud de ley. 

En otras instancias, el derecho a la celebración de una vista preliminar se renuncia porque, como ha ocurrido en el caso denominado de Los Filtros, existe un acuerdo entre el Ministerio Publico y el abogado defensor, para reducir la clasificación de los delitos sometidos al imputado, con el propósito de que este haga alegación de culpabilidad, posteriormente, por uno o más delitos de inferior categoría. 

No obstante, el acuerdo de la fiscalía con un imputado que renuncia a su derecho a la celebración de una vista preliminar, como ocurrido en el caso de Los Filtros, pudiera tener como condición que dicho imputado colabore como testigo en el caso, pues su testimonio resulta imprescindible para probar los cargos contra otros imputados en el mismo caso. Resulta obvio que, a cambio de dicha colaboración, el imputado recibirá un beneficio que pudiera consistir en una reducción de los cargos, como en el tiempo de cárcel o en algún tipo de inmunidad. Todo ello es materia de negociación y se consideran, entre otros factores, la relevancia o importancia que tiene el testimonio de ese imputado para probar los cargos contra el resto de las personas imputadas. Habiéndose concretado el acuerdo no resulta necesario, pues, que se celebre la vista preliminar. 

Según se revela de la información provista por la fiscalía en el caso de Los Filtros, el imputado González, por conducto de su abogado, ha llegado a un acuerdo con la fiscalía para ofrecer testimonio como alegado coautor de los hechos del asesinato. El acuerdo al que ha llegado la defensa del Sr. González con el Ministerio Publico se plasma en un escrito que generalmente no se divulga hasta que se concreta la condición para el acuerdo. Dicho acuerdo está sujeto a la autorización del Tribunal el que, usualmente, lo acoge. 


Otras columnas de María de Lourdes Guzmán

💬Ver 0 comentarios