José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Causas del Little League Elbow y sus riesgos

Es una lesión cada vez más común en niños y adolescentes que practican deportes que requieren lanzar de manera repetitiva y movimientos overhead como es el caso del beisbol.

El Little League Elbow se manifiesta de una forma directa en lanzadores. También ocurre con los receptores y jugadores de posición.

Es el resultado del movimiento repetitivo con una biomecánica incorrecta en la mayoría de los casos, en que ocurre una tensión extrema alrededor del epicóndilo medial durante la fase de aceleración del hombro hasta que la pelota sale de la mano del niño o adolescente.

Ningún niño tiene la capacidad de dominar su cuerpo, compréndase, piernas, core, hombro, etc.

Los huesos en crecimiento son propensos a sufrir alguna lesión con facilidad, debido a que la placa de crecimiento es mucho más débil que los músculos y ligamentos sujetados a ese tejido óseo.

Es importante conocer que, entre las edades de 6 a 13 años, el tejido blando (ligamentos, tendones y músculos) se encuentra en pleno desarrollo de madurez y crecimiento.

Cuando la placa de crecimiento se fusiona es muy probable que el atleta experimente lesiones en los ligamentos o tendones en su lugar.

Síntomas

Dolor ocasional en aspecto medial- epicóndilo.

Dolor moderado que irradia al antebrazo y bíceps.

Ruido repentino con dolor intermitente.

Inflamación en la parte medial del codo.

Enrrojecimiento en el aspecto medial del codo y áreas cercanas.

Es común y a la vez erróneo que atletas, padres y coaches traten de minimizar los síntomas de manera que puedan seguir practicando y jugando.

El dolor nunca debe ser ignorado. Las consecuencias llevan al daño estructural.

Factores de Riesgo

Comenzar en la posición de lanzador a muy temprana edad.

No tener un "schedule" (programa) claro y específico del número de lanzamientos y prácticas a la semana.

Lanzar o practicar sin supervisión.

Las condiciones de la loma y el terreno.

No dominar su cuerpo y la distribución de la fuerza y balance (piernas, tronco y brazo).

Jugar más de una posición en un mismo día.

Comenzar a realizar lanzamientos rompientes (curvas, sliders, sinker) a temprana edad, que comprende el periodo entre los 8 a 15 años.

Evaluaciones

Las radiografías o imagen de resonancia pueden determinar si la placa de crecimiento está abierta o si está ampliada. Pueden también mostrar algunos problemas en el codo o del hueso como fisuras, estillas de hueso, y detectar artritis a temprana edad o incluso rotura del Ligamento Ulnar Colateral (UCL), diagnóstico muy lamentable a tan corta edad.

En caso de fractura, fisura o desplazamiento del UCL (Ligamento Ulnar Colateral), personalmente recomiendo que el atleta no realice lanzamientos hasta cumplido un año. El proceso de sanación y rehabilitación debe ir ala par con el proceso de crecimiento de tejido óseo y blando.

Prevención

Llevar conteo de lanzamientos, según la edad.

No hacer lanzamientos rompientes, hasta alcanzar la madurez del tejido blando, aproximadamente a los 15 años.

Tener la supervisión debida, incluso de los padres.

Tener un plan específico de entrenamiento de acuerdo con la edad y posición que juega el niño.

En la niñez y adolescencia deben tener un periodo de al menos 3 meses sin lanzar, con un programa de descanso activo.

Uno de cada tres atletas entre las edades de 7 a 15 años, en algún momento ha presentado síntomas o ha sido diagnosticado con Little League Elbow.

El peligro de daño estructural está latente, debido al sobreuso en conjunto con biomecánicas incorrectas.

La cantidad de adolescentes con fisuras o fractura en la placa de crecimiento cada vez es mayor, a la vez que aumenta el número de casos sometidos a operación, incluso del ligamento ulnar colateral.

Mientras más joven un codo es sometido a un procedimiento quirúrgico, menor será su tiempo de durabilidad.

La memoria muscular es interrumpida en una etapa de total desarrollo, colocando en riesgo la carrera deportiva de un adolescente que apenas comienza.


El autor es Fisiólogo del Ejercicio y posee un centro de desarrollo y capacitación.

Puede ser contactado al correo electrónico: [email protected]

Otras columnas de José Cruz López

domingo, 13 de octubre de 2019

Cuando los pies hablan

Existen diversas sintomatologías, las cuales se reflejan a través de los pies y algunas de ellas pueden resultar en serias complicaciones de salud.

domingo, 29 de septiembre de 2019

El pulmón y la actividad física

Llevar a cabo un plan de ejercicios y mantener una actividad física regular enriquece la calidad de vida; tanto si tiene salud, así como si padece alguna afección pulmonar.

💬Ver 0 comentarios