Lisandra Maldonado Rivera

Tribuna Invitada

Por Lisandra Maldonado Rivera
💬 0

Celebrar y garantizar el bienestar

En apenas dos días, la familia puertorriqueña se unirá para conmemorar el cierre del 2017, un año que para siempre vivirá en nuestra memoria.

Las generaciones futuras recordarán este año que termina como el del impacto de los huracanes Irma y María. Desde finales de septiembre Puerto Rico se encuentra sumergido en los trabajos de reconstrucción y es en esta coyuntura que recibiremos el 2018.

La tradición puertorriqueña dicta celebrar la llegada de un nuevo amanecer, un nuevo año, con fiestas y jolgorios. Pero este no es una Navidad como las otras. Mucha de nuestra gente todavía no cuenta con el servicio de energía eléctrica, mientras que otros continúan en la fase de recuperación luego del azote de estos dos terribles fenómenos atmosféricos. Es por eso que miramos al 2018 con la convicción de que traerá un verdadero nuevo comienzo.

Históricamente, muchos de nuestros ciudadanos deciden recibir el nuevo año utilizando algún tipo de pirotecnia legal. Esto ya es parte de nuestro folclor. Con la intención de mantener seguro al pueblo, hace algún tiempo atrás la Policía de Puerto Rico estableció una serie de reglas para el uso de este tipo de fuegos artificiales controlados. Entre las regulaciones se destacan el encender los mismos a una distancia prudente, no permitir que menores de edad manejen estos artefactos, y siempre tener conciencia del entorno en el cual se usan.

A estas reglas básicas tenemos que añadirle, en este singular año, la precaución con los generadores de electricidad. Como mencionamos, muchas familias todavía están sin electricidad. Muchos hogares a través de toda la isla utilizan generadores portátiles de electricidad para encender luces, neveras y hasta el tradicional arbolito navideño. También, la gran mayoría de los que tienen plantas eléctricas, usualmente cuentan con tanques de almacenamiento de gasolina o diésel, que pueden estar expuestos en la intemperie.

Por las emanaciones de gases, estos generadores portátiles ubican en las afueras de las residencias, lo que los hace blanco fácil para cualquier fuego artificial que pueda caer cerca de los mismos. Es de suma importancia que al momento de encender estos artefactos lo hagas con extrema precaución. Que tomes en consideración, no sólo tu generador, si tienes uno, pero también el hecho de que cercano a tu residencia podría haber decenas de otros. Un impacto de un cohete o una chispa de cualquier plataforma de pirotecnia cerca de una de estas plantas eléctricas podría causar una desgracia.

Celebremos la llegada del 2018 con esperanza. No permitas que este nuevo amanecer se marchite por un accidente. Haz buen uso de los fuegos artificiales, siempre usando las reglas del fabricante y siguiendo las sugerencias de la Policía. Feliz 2018.

Otras columnas de Lisandra Maldonado Rivera

💬Ver 0 comentarios