Cezanne Cardona Morales

Tribuna Invitada

Por Cezanne Cardona Morales
💬 0

Ceño

El 29 de abril de 2016, los trabajadores de una gigante compañía telefónica obtuvieron una victoria sin precedentes. A partir de ese día, la compañía no los podía obligar a sonreír. La cláusula que decía que había que utilizar ciertos músculos de la cara para respaldar una falsa felicidad empresarial, desaparecería de sus contratos.

Según la periodista Cynthia Ramírez, la lucha comenzó en el 2013 cuando los trabajadores de la compañía telefónica exigieron, ante el National Labor Relation Board, la exclusión de la cláusula del Manual de Empleados que decía: “Se espera que todos los empleados mantengan un ambiente positivo de trabajo, comunicándose de manera que permita el trabajo eficaz y las relaciones con clientes internos y externos, compañeros de trabajo y gestión”.

¿Se imaginan a un abogado atendiendo un caso de violencia machista con una sonrisa falsa en el rostro? ¿Podrá un bombero apagar mejor un fuego si se está sonriendo? ¿Llegará a tiempo una ambulancia si el conductor está muerto de la risa? ¿Tendrá que sonreír un maestro de Historia mientras imparte una clase sobre el genocidio de Sarajevo para mantener un ambiente positivo entre sus estudiantes? ¿Habrá que sonreír cada vez que una compañía de teléfonos, de autos, de zapatos, de cerveza, de cable TV o de refrescos utilice el esfuerzo de un deportista para vender un producto? ¿Sonreiremos cuando los candidatos a la gobernación utilicen la imagen de Mónica Puig para conseguir votos?

Puede que la risa ejercite músculos y libere endorfinas –y hasta nos permita mantener el trabajo y la cabeza baja- pero no creo que las luchas contra la explotación, el colonialismo, el machismo, el racismo, la homofobia, la xenofobia, la pobreza, el hambre o la desigualdad social se hayan batallado bajo el designio del músculo risorio. En tiempos de banalidad nacional, apuesto por fruncir el ceño. Porque mientras haya un ceño fruncido, al menos, habrá esperanza.

Otras columnas de Cezanne Cardona Morales

lunes, 1 de abril de 2019

El acelerante

El escritor Cezanne Cardona analiza las reacciones ciudadanas ante el trágico suceso en el que una menor fue quemada por un joven en Cabo Rojo

lunes, 4 de marzo de 2019

“Yo soy la muerte”

El escritor Cezanne Cardona sugiere una adaptación de la obra teatral La muerte, de Emilio S. Belaval, a tono con situaciones que se viven al presente en Puerto Rico

lunes, 4 de febrero de 2019

Economía pop

El escritor Cezanne Cardona Morales expresa que se pudiera concluir que Jimmy Fallon no puso en el mapa a Puerto Rico, porque ya estaba ahí como migajas de ricos y poderosos

💬Ver 0 comentarios