Cruz María Nazario

Tribuna Invitada

Por Cruz María Nazario
💬 0

Cerdos vietnamitas en el Martín Peña

La invasión de cerdos vietnamitas es un gran problema de salud pública en Puerto Rico, y un peligro para la industria porcina y la economía. El cerdo fue introducido en América como mascota. Se ha propagado, como otros animales importados. Es un verdadero peligro en la zona metropolitana, pero las autoridades no están atendiendo la creciente invasión. Pronto la situación será igualmente crítica en otras comunidades.

El cerdo macho está sexualmente activo desde los seis meses de edad. La hembra puede parir entre 10 a 12 crías cada tres meses. Las personas adquieren estos cerdos como mascotas cuando son pequeños y adorables. Pero en cinco años pueden pesar más de 150 libras, depositan excrementos y orina en las calles y aceras. Las hembras tienen cambios desagradables en la temporada de reproducción y los machos emiten un repulsivo olor.

Los cerdos vietnamitas del Caño Martín Peña amenazan la salud de residentes y visitantes. Padecen y transmiten enfermedades que pueden afectar a los humanos. En 2012, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) hizo un estudio en 13 estados en los que seleccionó al azar una muestra de cerdos. En el excremento de los cerdos identificaron bacterias y virus. Por ejemplo, dieron positivo a E. coli, resistente a tetraciclina, sulfa (Sulfisoxazole), estreptomicina (Streptomycin) y ampicilina (Ampicillin). Encontraron muestras de excremento de cerdo positivas para Enterococos resistentes a los antibióticos lincomicina y tetraciclina (lincomicyn & tetracycline), que son de uso común. Esos cerdos portan Toxoplasma gondii y brucelosis. Son reservorios de influenza y la pueden transmitir a los humanos. USDA recomienda que las personas que tocan o cuidan a los cerdos se protejan con vestimenta apropiada (mamelucos), guantes y botas para no entrar en contacto directo con los excrementos. En especial los niños deben evitar el contacto con cerdos enfermos. La epidemia global de influenza H1N1 comenzó por la transmisión entre cerdos y humanos.

He observado el aumento de cerdos en la zona del Caño Martín Peña, cuyos residentes viven en condiciones precarias y son vulnerables a múltiples factores que amenazan la salud. ¿Asumirán las agencias públicas su responsabilidad, más allá de usar las lagunas de sus reglamentos sobre los cerdos vietnamitas? Esperamos que la asuman con prontitud.

Otras columnas de Cruz María Nazario

💬Ver 0 comentarios