Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Chirinos: el "tapaíto" de la Serie Mundial

Pasa muy seguido en la Serie Mundial. De la nada, sale un gran héroe, uno de esos que nadie tiene en la mirilla, y se convierte en el jugador símbolo del campeonato.

La historia está llena de este tipo de héroe. Para muestra, dos casos. En 1956, el derecho de 26 años, Don Larsen, venía de una temporada promedio con los Yankees. Tuvo marca de 11-5 con 3.26 de efectividad. Desde su debut en las Mayores (San Luis) en 1953, su resumé hasta el 1956, era de 30-41. Abrió el segundo juego de la Serie Mundial el 5 de octubre del 1956 cuando los Yankees visitaron a los Dodgers de Brooklyn, que ganaron 13-8. Larsen, duró 1 y 2/3 de entradas, le marcaron cuatro carreras.

Entonces, en el quinto partido de la Serie Mundial, logró una hazaña histórica y única hasta el momento. Lanzó un juego perfecto.

¿Quiere otro ejemplo? En la Serie Mundial de 1972, el receptor de Oakland, Gene Tenace, condujo a su equipo a ganar ante Cincinnati. Tenace era ‘un jugador del montón’. A los 25 años, en el 1972, estaba en su cuarta temporada. Jugó 82 partidos, su máxima cantidad hasta ese momento en su carrera. Su promedio de bateo en la temporada regular fue de .225, con 13 batazos de extrabases, cinco de ellos jonrones. En la Serie de Campeonato de la Liga Americana se fue de 17-1. Entonces, en la Serie Mundial se ‘volvió loco’. Bateó de 23-8 para promedio de .348, con cuatro jonrones, nueve empujadas y fue escogido el Jugador Más Valioso.

En esta actual Serie Mundial del 2019 entre Houston y Washington, nadie vio venir ‘al tapaíto’, el cátcher venezolano, Robinson Chirinos, de 35 años.

Chirinos es sinónimo de que ‘querer es poder’. Tras firmar con los Cubs de Chicago en el 2000, debutó en las Mayores a los 27 años con Tampa Bay en el 2011. Al año siguiente, cuando peleaba por un puesto en el equipo grande en los campos de entrenamientos, una bola de ‘foul’ le pegó en su careta, y cerca de 24 horas después, el efecto del golpe le produjo serias consecuencias neurológicas, por lo que perdió todo el año y estuvo alrededor de siete meses en recuperación y rehabilitación.

Firmó con Houston como agente libre esta temporada tras jugar con Texas (2013-2018). Este año bateó .238. con 17 jonrones y 58 empujadas. Con los Astros es también el cátcher personal del estelar Justin Verlander.

Y en lo que va de Serie Mundial del 2019…Pues, batea .364 (11-4), con dos jonrones, dos anotadas y cuatro empujadas. Ya muchos dicen que es el ‘tapaíto’ del clásico de octubre.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 29 de octubre de 2019

Chirinos: el "tapaíto" de la Serie Mundial

Pasa muy seguido en la Serie Mundial. De la nada, sale un gran héroe, uno de esos que nadie tiene en la mirilla, y se convierte en el jugador símbolo del campeonato.

💬Ver 0 comentarios