Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Cholo Espada, un campeón sin cinturón por 29 años…

El 28 de junio de 1975, el púgil salinense Angel “Cholo” Espada vivió el sueño dorado de todo boxeador profesional.

Esa noche, en un combate celebrado en el coliseo Roberto Clemente en San Juan, derrotó por decisión unánime al canadiense Clyde Gray para coronarse campeón mundial del peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Ante unos 11,000 fanáticos, no empecé al triunfo, Espada no se vio realizado del todo. De hecho, no sería hasta 29 años más tarde que el campeón boricua se vería plenamente recompensado.

Aquel 28 de junio Espada se convirtió en el cuarto campeón mundial boricua y dejó atrás una racha de 10 años sin que Puerto Rico contara con un monarca mundial.

Pero resultó que, esa noche del combate, la AMB no pudo traer a Puerto Rico un cinturón para coronar al nuevo monarca de la categoría. Espada y Gray se midieron en una pelea mandatoria tras el organismo despojar del cetro a “Mantequilla” Nápoles.

Entonces, según relató para la historia el fenecido escritor de boxeo Mario Rivera Martinó, en la prestigiosa revista The Ring, en una reseña sobre el combate, a Espada se le otorgó en el centro del cuadrilátero un trofeo por su gesta campeonil y quien se lo entregó fue nada más que el excampeón gallo boricua, Sixto Escobar.

Hubo muchas promesas, pero pasaron los años y Espada nunca recibió su cinturón de campeón. No fue hasta temprano en la década del 2000, que su sobrino, el expelotero profesional Ángel “Hommy” Espada, inició una cruzada en pro del cinturón para su tío. Y la AMB, en diciembre del 2004, en homenaje que le hiciera en Puerto Rico a Miguel Cotto como el Púgil del Año, también le entregó el cinturón a Espada en una ceremonia especial.

Desde el pasado mes de junio, en la Escuela de Bellas Artes de Salinas, la Santiago R. Palmer, se presenta la Expo Cholo Mundial en honor a Espada y la misma está abierta al público viernes, sábado y domingo desde las 11:00 a.m. a 5:00 p.m.

Si usted va por allí, podrá ver el antiguo trofeo, el único que entregó Escobar a campeón mundial alguno. También podrá ver el cinturón que envió la AMB, así como memorabilia de la carrera de Espada.

Es más, si tiene suerte, claro que sí, se topa allí con el Cholo, y él mismo le hace el cuento de la noche del 28 de junio de 1975…

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 8 de octubre de 2019

Cepeda, Montañez y Laboy fueron ‘casi ganadores’

Ahora que se juegan las series de postemporada de las Grandes Ligas, me dio con repasar nuevamente las estadísticas finales de temporada regular de tres peloteros boricuas que tuvieron grandes actuaciones en el plano individual, pero no contaron con el favor del voto emitido por los cronistas deportivos de la época, y esto los privó de ser merecedores de un galardón histórico en sus carreras.

martes, 24 de septiembre de 2019

El mayor enemigo de Edwin Rodríguez

De la mano de un amigo, entendí que tener méritos para subir un escalón en el mundo laboral puede resultar, a veces, contraproducente.

💬Ver 0 comentarios