Manuel F. Lluberas

Tribuna Invitada

Por Manuel F. Lluberas
💬 0

Cinco pasos para alejar a los mosquitos

A pesar de que al menos un diario de Puerto Rico publicó hace unas semanas en sus primeras páginas comentarios de alguien en el gobierno que declaraba públicamente que el huracán María “se llevó todos los mosquitos”, la realidad es otra.

Los dos lamentos más escuchado días y meses después del desastre que dejó el ciclón María en nuestra isla fue la ausencia de electricidad por la falta de atención a sus responsabilidades por parte de los administradores de la Autoridad de Energía Eléctrica que resultara en la degradación casi absoluta de la calidad de vida de todos y hasta la pérdida de miles de vidas, y la presencia de abundantes poblaciones de varias especies de mosquitos, en ese orden.

Contrario a lo que quieren comunican al pueblo las autoridades gubernamentales pertinentes, Puerto Rico no está preparado para otro evento atmosférico catastrófico, ni siquiera para una tormenta platanera.

Sin embargo, la posibilidad que la isla se afecte por otro huracán que acabe con lo que no pudo completar María y/o remueva los toldos azules de FEMA que todavía intentan proveer alivio y protección de los elementos a miles de hogares, es real. Por eso es que es de vital importancia prepararse. 

Hay que ser justo. Son pocos los gobiernos que tienen la capacidad y elementos necesarios para responder a una catástrofe como la que generó el huracán María. Con esto en mente, es vital e imprescindible que cada quien haga lo que puede para crear conciencia y establecer un plan de acción familiar y de vecindario en preparación para el próximo evento.

Solo así se puede reducir la probabilidad de que nuestros hogares y vecindarios se conviertan en fuentes de enfermedades de importancia en salud pública como las que se hicieron sentir luego de María. En virtual ausencia de información concreta proveniente del Departamento de Salud, me he tomado la libertad de brindar las siguientes ideas. Estas están basadas en experiencias obtenidas luego de sobre treinta años diseñando e implementando programas de control de mosquitos y de proveer asistencia a la Organización Mundial de la Salud y otras agencias de las Naciones Unidas. 

1. Separe los escombros y basura de las paredes de su residencia o donde se tenga que albergarse temporeramente si la perdió. Hacer esto evita que las ratas y ratones obtengan albergue idóneo con buen acceso a su comida y cocina.  

2. Trate de eliminar lo más que pueda aquellos escombros que bloqueen el flujo de agua alrededor de su residencia. Cualquier acumulación de agua que dure más de seis días se puede convertir en fuente de mosquitos aunque parezca inhóspita para cualquier forma de vida. Las zanjas, etcétera no son necesariamente responsables por generar mosquitos capaces de transmitir zika, dengue, chikungunya etc., pero su incesante búsqueda de sangre le harán la vida imposible.

3. Si tiene que recoger agua de lluvia para tomar, limpiar su residencia, o bañarse, tápela con algo; especialmente si necesita almacenar esta agua más de un par de días. Recuerde que cualquier envase de agua potable que no esté protegido contra mosquitos puede convertirse en criadero. Contrario al #2 arriba, los mosquitos que prefieren estos envases sí son capaces de transmitir zika, dengue, chikungunya. Hágase un favor: ¡Tape estos envases si los necesita o deshágase de ellos si no!

4. Trate de cocinar solo lo que pueda consumir al momento. Las sobrajas, especialmente aquellas que no están debidamente refrigeradas, corren el riesgo de dañarse rápidamente en el calor tropical que tanto añoramos. Además, cúbralas y protéjalas contra moscas, roedores y otros animales como perros y gatos. 

5. Deshágase de las sobrajas en un envase que se pueda cerrar de manera que las moscas y animales domésticos no puedan llagar a ellos. 

Como entomólogo en salud pública y veterinaria con experiencia en el diseño, implementación y/o evaluación de programas de control de mosquitos y otros insectos hematófagos (chupa sangres) durante los pasados treinta años en sobre sesenta países, me preocupa la poca visibilidad que ha tenido el Departamento de Salud durante y después del huracán María ya entrada la temporada de huracanes.  Es el momento de prepararse. Las acciones y respuestas de las comunidades afectadas por la devastación dejada luego de María nos demostraron que sí podemos. 

💬Ver 0 comentarios