John A. Regis

Tribuna Invitada

Por John A. Regis
💬 0

¿Ciudadanía en peligro?

Hoy, 11 de abril de 2017 marca exactamente dos meses para la celebración del Plebiscito para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico.

Este plebiscito intenta solucionar finalmente el problema del estatus inconcluso el cual no da una base firme para un desarrollo político o económico a largo plazo, y cuya irresolución polariza nuestro ambiente político cambiando de estrategias cada cuatro años con cada cambio de administración.

En este plebiscito se consideran miles de asuntos como el desarrollo económico, la seguridad, la calidad de vida, nuestras libertades y derechos. El asunto más importante de todo es la ciudadanía americana. ¿Cómo se afecta la ciudadanía bajo las dos alternativas de soberanía o estadidad?

Mucho se ha hablado por los grupos soberanistas de la permanencia de la ciudadanía bajo la libre asociación, o su término menos deseado de republica asociada. ¡Esto no es correcto!

En recientes foros “expertos” en la materia aseguran que la ciudadanía no se perdería bajo la libre asociación. ¡Esto tampoco es cierto!

La presidenta de la Ciudad Patria recomienda que el asunto de la ciudadanía se puede negociar luego. De ser la libre asociación la formula seleccionada, el estatus de la isla seria uno de independencia total con unos tratados de cooperación entre Puerto Rico y los Estados Unidos. ¿Cómo podemos negociar una ciudadanía luego ser independientes sin seguridad alguna de su aceptación? Esta sugerencia es totalmente irresponsable y todos sabemos cuál será el deseo final de la persona que lo recomienda. Cualquier negociación de ciudadanía tendría que hacerse ANTES del plebiscito y que sea este un asunto fundamental en la decisión del pueblo.

Contrario a lo que varios soberanistas representan, la ciudadanía no es necesariamente permanente.

La jurisprudencia establece que una persona con ciudadanía americana no puede perder su ciudadanía por motivo de vivir fuera de territorio americano. Esto lo ha resuelto el tribunal supremo desde el 1804 en el caso de Murray v Charming Betsy (6 U.S. 64), y decenas de casos hasta más recientes como Schneider v Rusk en 1964.

Hay tres problemas en la ciudadanía en el caso de Puerto Rico. El primero es que los casos decididos por el supremo federal son casos basados en una ciudadanía constitucional y no una ciudadanía estatutaria como en el caso de Puerto Rico donde la ciudadanía es conferida por una ley, la Ley Jones del 1917, y no por la constitución de los Estados Unidos.

El segundo problema de la ciudadanía en el caso de Puerto Rico, es que los casos del supremo de los Estados Unidos son basados en ciudadanía personal- o sea ciudadanía de casos específicos de individuos. Nunca se ha resuelto un caso grupal o de un número de personas como podría ser la población de Puerto Rico.

El tercer problema es que los casos del supremo son basados en personas que salen del suelo americano, y no cuando el suelo cambia de americano a independiente.

Sería totalmente impráctico para los Estados Unidos mantener una ciudadanía americana en un país independiente. Más aun, cuando hijos de matrimonios americanos pueden obtener la ciudadanía americana sin importar el lugar de nacimiento. Esto perpetuaría la ciudadanía americana en la isla sin tener un fin.

Ya que es totalmente impráctico mantener una ciudadanía en un Puerto Rico independiente, y ya que nuestra ciudadanía es estatutaria- creada por una ley, el congreso de los Estados Unidos podría legislar revocando el mandato de la Ley Jones y eliminando nuestra ciudadanía. Aunque no simpático o probable, esto lo podrían hacer hasta bajo nuestra situación territorial actual.

La ciudadanía americana solo se puede hacer permanente bajo la fórmula de estadidad. Muchos son los asuntos a considerar al seleccionar una de las dos alternativas en el plebiscito. Para mí el asunto más importante es mantener y hacer permanente la ciudadanía americana. 

Otras columnas de John A. Regis

martes, 4 de septiembre de 2018

El legado de McCain

John A. Regis, presidente de Puerto Rico-USA Foundation, destaca las contribuciones del fallecido senador republicano

💬Ver 0 comentarios