Zoé Laboy Alvarado

Tribuna Invitada

Por Zoé Laboy Alvarado
💬 0

Clamor por la equidad de género

Seguramente habrá quien piense que en Siglo 21 se han superado todas las barreras de género. Es decir, que tanto hombres como mujeres disfrutan de las mismas oportunidades y son tratadas y tratados justamente.  Puede ser por falta de información, pero en muchos casos creo que surge de la desvalorización del asunto.

Un estudio realizado por el economista José Caraballo en el Recinto de Cayey de la Universidad de Puerto Rico reveló que, cuando se compara a un hombre y una mujer con características similares como raza, edad, educación y experiencia, en promedio el hombre gana más que la mujer.

Por otra parte, una investigación realizada por College and University Professional Association for Human Resources apunta al hecho de que, aunque las estudiantes son mayoría en las universidades, las profesoras y las administradoras universitarias están ganando menos dinero que sus colegas masculinos. Además de tener poca representación en altos puestos administrativos.

Otros datos interesantes surgen de un estudio que indica que, de acuerdo en las empresas S&P 500, en la industria de servicios financieros las mujeres representan el 54 por ciento de la fuerza de trabajo, pero son solo el 29 por ciento de los gerentes ejecutivos y senior, y el dos por ciento de los directores ejecutivos.

De hecho, en el 2014, las mujeres eran solo el 20 por ciento de los ejecutivos, altos funcionarios y gerentes en las industrias de alta tecnología de Estados Unidos. Tan recientemente como en 2016, el 43 por ciento de las 150 empresas públicas con mayores ingresos en Silicon Valley no tenían oficiales ejecutivos femeninos en absoluto.

Pero no vayamos tan lejos. Esta realidad se palpa en nuestra propia casa. En Puerto Rico, donde el 53% de la población está compuesta por mujeres, solo siete de 30 miembros del Senado somos mujeres, siete de 50 representantes son mujeres y apenas contamos con ocho alcaldesas del total de 78 municipios.

Estos datos nos permiten concluir que, a pesar de que nuestra sociedad dice propiciar las mismas oportunidades para todas y todos, aún nos queda mucho camino por recorrer para que esa premisa sea un hecho.

Esta disparidad está acompañada en muchos casos de discriminación, acoso y abuso.

Sin duda las campañas de concienciación son importantes, pero si no van atadas a la promulgación o enmienda de leyes que pongan freno a las conductas discriminatorias será difícil lograr una verdadera equidad. Ese hecho me llevó a crear el movimiento #LegislatorsForGenderEquality que busca que las legisladoras y legisladores de Puerto Rico y sus municipios, así como las y los de la nación americana y otros de sus territorios, expresen su compromiso con desarrollar legislación a favor de la equidad de género.

Por eso, hemos hecho un llamado a las legisladoras y los legisladores, así como a toda la comunidad, a que mañana,15 de febrero, todas aquellas y aquellos que crean en la equidad de género, se vistan de color violeta, como símbolo de su apoyo a esta causa, se tomen una foto y la suban con el hashtag #LegislatorsForGenderEquality.

Es importante que las y los constituyentes se unan a este movimiento pues, de esta forma, llevan un mensaje claro a sus legisladoras y legisladores de que deben atender este asunto.

Un simple acto de concienciación puede hacer la diferencia para adelantar un trato justo y digno para todas y todos.

Otras columnas de Zoé Laboy Alvarado

💬Ver 0 comentarios