Lionel R. Orama Exclusa

Tribuna Invitada

Por Lionel R. Orama Exclusa
💬 0

Clave la Comisión de Energía ante la privatización

El proyecto de la Cámara 1481 tiene el único propósito de vender la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Autoriza a su junta de gobierno, con la de Alianzas Público Privadas (APP) “a vender, o disponer de cualquier activo, transferir o delegar permanentemente, temporalmente o por tiempo fijo o variable, cualquier operación, función o servicio a un proponente”. Delega las transacciones a la ley de APP’s y su Comisión de Alianzas. Sin embargo, en esa comisión solo hay espacio para funcionarios del gobierno actual, no hay representación de los constituyentes de energía, como las comunidades, municipios, comerciantes, industria, uniones y la academia, entre otras.

En cuanto a la Comisión de Energía, la propuesta le quita autoridad para establecer reglamentos en relación a compañías e infraestructura eléctrica. Tampoco podrá establecer acciones regulatorias que garanticen capacidad, confiabilidad, seguridad, eficiencia y tarifas razonables. Además, de no ser enmendado, el proyecto permitiría a la AEE no cumplir con los requisitos de eficiencia, de subastas y propuestas, no tiene que ser responsable fiscalmente, no importan las tarifas, ni la reglamentación ambiental. Aparte de lo absurdo que pueda sonar, esto entraría en conflicto con leyes federales.

La ley propuesta también le quita a la Comisión de Energía la facultad de aprobar y revisar los procesos, y le permitiría a la AEE no cumplir con el Plan Integrado de Recursos. La Comisión de Energía solo podría “regular” después de firmados los contratos, si acaso dichos contratos se lo permiten. ¿Dónde estaría la regulación entonces?

Desde su creación, la Comisión de Energía ha garantizado un nivel razonable de transparencia y regulación en asuntos de energía con todas las empresas de energía, cosa que no existió antes de 2014. Ha supervisado y realizado cambios sustanciales para garantizar un mejor sistema y mejores condiciones al consumidor. Entre estos procesos se encuentran el Plan Integrado de Recursos y el Caso Tarifario. Los procesos en la Comisión de Energía permiten participación de los constituyentes a través del mecanismo de intervención. Los interventores la apoyan en la toma de decisiones y tienen acceso a todos los documentos que se generen durante el proceso. Esto aumentó dramáticamente la transparencia en procesos de toma de decisiones sobre los asuntos de energía en el país.

Dejando fuera a la Comisión de Energía el gobierno está escondiéndole a la gente lo que quiere hacer con la de venta de la AEE. Se convertiría en un proceso dudoso, sin la posibilidad de frenar el traqueteo con el sistema eléctrico, uno de los activos más importantes del país. Dejar fuera a la Comisión de Energía resultaría en un proceso con la transparencia que tiene el petróleo, cero.

Otras columnas de Lionel R. Orama Exclusa

martes, 7 de agosto de 2018

¿Para qué se investiga a la AEE?

El profesor Lionel Orama expone que asuntos clave sobre la AEE y las necesidades energéticas en la isla planteados en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes del Congreso son harto conocidos y cuestiona la indagación del organismo federal.

💬Ver 0 comentarios