Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

Claves de Finlandia para mejorar la educación

En años recientes se han hecho cambios en el sistema educativo para simplificar el andamiaje administrativo y ahorrar dinero, como cerrar escuelas. Son tareas necesarias ante la situación económica y demográfica del país. Ahora el reto es cómo utilizar bien el presupuesto disponible para mejorar la educación.

El primer paso es trabajar en mejorar la calidad y condiciones de trabajo del maestro, pieza clave para mejorar el aprendizaje de los alumnos. Hace años, nos visitó un extitular de Educación de Finlandia. Al preguntarle tres factores principales para el éxito educativo de su país, contestó: los maestros, los maestros y los maestros.

Al estudiar la realidad de los docentes en Finlandia podemos ver hacia donde debemos dirigir esfuerzos. El sistema finlandés descansa en su confianza en la calidad del magisterio. Por esta razón en los años setenta parte de la reforma educativa se dirigió a reformar la educación profesional del maestro. Se dio un cambio de enfoque en la educación del docente para desarrollar en los profesores la habilidad de investigación en la acción.

Como parte de su preparación los futuros maestros tienen la experiencia práctica de trabajar en escuelas laboratorios de las universidades donde se investigan nuevas estrategias. De esta forma el maestro indaga en la acción cómo traducir los principios pedagógicos a su realidad. En este proceso se trabaja en equipos de maestros, lo que caracteriza luego el trabajo en las escuelas. Así, el proceso de aprendizaje de docentes fomenta ser inquisitivo, innovador, creativo y el trabajo en equipo.

Se enfatiza también que el futuro maestro aprenda a enseñar a alumnos que aprenden de formas diferentes, incluyendo los de necesidades especiales. Si el maestro está listo para ayudar a los estudiantes que tienen mayor dificultad, también está preparados para enseñar a los que aprenden con mayor facilidad. Así ningún niño se quedará rezagado.

Al desarrollar la política educativa en Finlandia se decidió que si se fortalecía al magisterio se podía ofrecer mayor autonomía a las escuelas, por tener personal preparado y responsable para tomar decisiones. De hecho, el horario escolar incluye por lo menos una tarde a la semana para que los maestros se reúnan y juntos evalúen y planifiquen cambios que estimen necesarios. Se promueve también el intercambio entre escuelas del mismo distrito para compartir materiales e ideas.

Finalmente, el sueldo de los maestros es comparable al de otros profesionales. Por eso, en las universidades el índice de ingreso a las facultades de educación es tan alto como el de otras facultades.

La experiencia de Finlandia señala tres áreas fundamentales a las que debemos aspirar: mejorar el salario de los maestros; reformar las escuelas de forma que promuevan una actitud y capacidad de investigación en la acción de los maestros; y apoyar un ambiente de trabajo colaborativo entre el personal escolar, donde juntos analicen las necesidades de sus estudiantes y, a partir de éstas, trabajen alternativas para atenderlas. En este proceso se deben tener en cuenta unas metas de país, pero con libertad para que cada escuela desarrolle las estrategias apropiadas para alcanzarlas.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

lunes, 17 de septiembre de 2018

Soluciones para la UPR ante la crisis fiscal

Ana Helvia Quintero indica que aunque los recortes son excesivos, la UPR tiene que trabajar para hacer los cambios que la institución necesita

💬Ver 0 comentarios