Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

Clima e inequidad

En una columna publicada este jueves, en The New York Times, el exsecretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, lanzó un emplazamiento público: Todos tenemos que actuar ante el cambio climático. Si fracasamos no será culpa solo del presidente.

El exfuncionario se refirió al torpedeo que el propio mandatario ha lanzado consistentemente contra la evidencia científica, las advertencias y las acciones que la comunidad internacional pactó para estas fechas hace tres años, en el Acuerdo de París, para reducir las emisiones de carbono, catalizadoras del cambio climático.

Kerry califica la respuesta inadecuada que los países, con su pasividad, han dado a la crisis, como un pacto suicida. Ahí entramos a la dimensión ética de todo esto.

Quedarse esperando a que otro haga para mitigar y adaptarnos a los cambios acelerados que ya ocurren equivale a elegir el suicidio en masa. Las temperaturas del planeta van en aumento, se han alterado los patrones de lluvias, el nivel del mar sigue en ascenso y erosiona nuestras costas, la acidificación de los mares destruye los arrecifes, barrera natural contra el fuerte oleaje e imán para el turismo. Quedarnos en la zona cómoda de la rutina equivale a contribuir que las poblaciones en desventaja social, física y económica, queden expuestas a peores estragos.

La semana pasada, un grupo de profesionales de diversas disciplinas, entre los que se incluye una investigadora puertorriqueña con base en la Universidad de California, en San Diego, publicó un artículo en el que se explican las dimensiones de la vulnerabilidad social ante el cambio climático y sus factores diferenciales.

El artículo, escrito en colaboración por geógrafos, arqueólogos, antropólogos, sociólogos y otros -entre ellos la Dra. Isabel Rivera Collazo, profesora adjunta en adaptación biológica, ecológica y humana al cambio climático- indica en sus conclusiones que el cambio climático presenta retos tanto agudos como crónicos para una gobernanza efectiva. Plantea que atender la desigualdad de accesos a recursos que hace a unos más vulnerables que a otros, conlleva un doble desafío. Por un lado, requiere acción comunitaria o de proyectos por áreas. Pero requiere, además, cambios estructurales a mayor escala que reduzcan la pobreza y la marginación política. Ante esos desafíos, la respuesta en alianzas entre el gobierno, el sector social y otras organizaciones, incluso el sector privado, rinde beneficios probados.

El cambio climático obliga modificar patrones a todos los niveles. Los huracanes de 2017 nos permitieron entender qué necesitamos hacer para protegernos mejor cuando llegue la próxima tormenta. Como dice el exsecretario de Estado, Kerry, a todos nos toca una parte, como familias, como comunidades, como sectores y como país.

Apoderar y apoyar lo que están haciendo muchas comunidades, que levantan centros de respuesta rápida y sus propios sistemas de energía renovable o acueductos vecinales, que han creado comedores comunitarios y planifican cómo aguantar mejor el próximo embate, atiende una de las dimensiones identificadas en el estudio citado.

Ya el gobierno ha presentado propuestas para utilizar las asignaciones federales que están aún por llegar. El sector privado y las organizaciones sin fines de lucro evalúan cómo participar en las áreas identificadas por el gobierno -Planificación, Vivienda, Economía, Infraestructura y espacio para la integración multisectorial. Se contemplan programas para generar empleos y levantar viviendas seguras.

A esa ecuación debe sumarse la dimensión más compleja: cambiar las estructuras que permiten que en la isla cohabiten dos Puerto Rico. Las acciones para atender el cambio climático incluyen generar equidad y reducir la pobreza. Requieren integrar ideas que ya las comunidades, poco a poco y en espíritu de solidaridad, van materializando. Hay que poner voluntad para actuar ante el cambio climático y para hacerlo en colaboración, uniendo voluntades y recursos que logren transformar a Puerto Rico.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 13 de octubre de 2019

Zonas de oportunidad

Desde el paso del huracán María y el verano del ´19, está ocurriendo un alineamiento importante entre los ciudadanos y ciudadanas ante la urgencia de las necesidades de nuestras comunidades y el fracaso del Estado en atenderlas, dice Luis A. Ferré Rangel

domingo, 29 de septiembre de 2019

Greta

Junto a Greta, en Puerto Rico, también nacían en 2003 los hijos de María que durante el verano del 19 sacarían la cara por todos nosotros. Marcharon nuevamente la semana pasada frente al capitolio, mientras Greta se las cantaba a todos en Nueva York, dice Luis A. Ferré Rangel

domingo, 15 de septiembre de 2019

Puerto Rico germinó

En los pasados dos años, Puerto Rico transmutó. La antigua semilla está hoy en proceso de florecer. Ya no es el pueblo que temió y padeció la catástrofe, dice Luis Alberto Ferré Rangel

💬Ver 0 comentarios