José R. Nadal Power

Tribuna Invitada

Por José R. Nadal Power
💬 0

Comercio exterior y desarrollo para Puerto Rico

Para lograr crecimiento económico y creación de empleos resulta indispensable que Puerto Rico tenga una estrategia de comercio exterior, elaborada en conjunto por el gobierno y el sector privado. Es la única manera de atraer eficazmente la tan necesaria inversión externa que necesita nuestra economía y de potenciar las exportaciones de bienes y servicios desde la isla.  

En el pasado Puerto Rico tuvo proyección regional y hemisférica. Eran años de optimismo y voluntad de gobernar. No olvidemos la iniciativa de la Cuenca del Caribe en la década de 1980, que propició desarrollo industrial en muchos países vecinos usando a Puerto Rico y los depósitos de las compañías 936 de plataforma. En la pasada década, gracias en gran medida a los esfuerzos del gobierno puertorriqueño, se logró incluir a la República Dominicana en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica como parte de un esfuerzo por mejorar el intercambio comercial entre los dos países.  

Ya somos parte de un sistema de tratados de libre comercio del que debemos ser actor y no espectador. Tratados como el NAFTA (ahora renegociado), CAFTA, los tratados con Colombia y Chile, entre otros, son parte de nuestra realidad y representan oportunidades. Lamentablemente, los beneficios obtenidos de esos tratados de los que somos parte han sido muy limitados debido a la pasividad de quienes no han comprendido su importancia y, peor aún, de quienes por razones políticas quieren que evitar que Puerto Rico se desenvuelva en el escenario internacional.  

La participación en el comercio internacional no debe ser cuestionada, menos aún debe contaminarse con las discusiones eternas sobre el estatus político de Puerto Rico. Tanto los estados de los Estados Unidos como los países “soberanos” de nuestro hemisferio están elaborando estrategias para maximizar sus beneficios de estos tratados. El estado de Florida tiene oficinas comerciales en Alemania y España, Nueva York tiene oficina en Brasil, veintisiete estados tienen oficinas comerciales en China y veintitrés en México. Pero mientras esto sucede, el gobierno de Puerto Rico decidió poner la marcha en reversa y cerró todas sus oficinas comerciales en el extranjero.  

Nada, salvo mentalidades estrechas, impide que podamos elaborar una estrategia de libre comercio como país. Pero tenemos que internalizar que somos parte de un sistema hemisférico y global de intercambio comercial del que debemos participar. Las actitudes contemplativas y fanáticas que nos limitan deben quedar atrás. El pasado cuatrienio se aprobó la Ley de la Junta de Comercio Exterior (Ley 201-2014), de mi autoría, para elaborar la estrategia de comercio exterior. Lamentablemente fue derogada en cuanto el actual gobierno PNP llegó al poder. Luego dicen que la economía no de desarrolla por culpa del “estatus”.

Puerto Rico puede crecer ya, nada nos lo impide salvo nuestras actitudes. Pero hace falta pensar en grande, jugar en equipo, creer en nuestras capacidades y usar esas herramientas que tenemos disponibles para entrar a la escena comercial internacional.

Otras columnas de José R. Nadal Power

💬Ver 0 comentarios