Wildaliz Caro González

Punto de vista

Por Wildaliz Caro González
💬 0

Cómo cuidar la salud emocional de nuestros niños durante la cuarentena

Estamos viviendo en tiempos de cambio e incertidumbre ante la proliferación del coronavirus (COVID-19). A raíz de esta situación, los gobiernos y sus ciudadanos están tomando medidas preventivas con el fin de disminuir su contagio. Estas circunstancias han provocado un cambio en nuestras rutinas diarias y hemos tenido que adaptarnos a un nuevo estilo de vida temporal. La falta de información certera puede generar sentimientos de miedo, frustración, impotencia y ansiedad.

Los padres tienen la responsabilidad de informarse acerca del coronavirus para poder orientar a sus hijos. Es importante cuidar la estabilidad emocional de los niños y aceptar esta nueva situación sin transmitirles miedo y manteniendo la calma. Ellos no viven ajenos a lo que está sucediendo a su alrededor y se les debe hablar con claridad transmitiéndoles seguridad y confianza. Hay que evitar las explicaciones exageradas y educarlos sobre cómo evitar el contagio utilizando un lenguaje sencillo apropiado para su edad. Además de orientarlos, los padres deben dar el ejemplo de las medidas preventivas de higiene y salud.  

Los niños van a modelar los comportamientos que observan de los adultos. Si proyectan sentimientos de miedo, ansiedad y estrés, le transmitirán los mismos a sus hijos, pues ellos perciben e imitan lo que ven de sus cuidadores. Se les puede explicar que sentir estas emociones es normal, pero no podemos permitir que se apoderen de nuestros pensamientos y nuestras acciones. Para manejar estas emociones, se recomienda:

1. Reconocer que esta situación es temporal.

2. Dialogar sobre el tema y conocer sus preocupaciones.

3. Permitirles ventilar sus emociones.

4. Fomentar los pensamientos positivos.

5. Limitar el acceso a los medios noticiosos y redes sociales.  

6. Dedicar tiempo de calidad para que se sientan seguros.

7. Fortalecer su autoestima.

8. Escuchar música relajante.  

9. Practicar técnicas de relajación a través de la respiración profunda.

10. Infundir esperanza, seguridad y tranquilidad.  

En estos días de cuarentena, ante el panorama desconocido de cuándo volveremos a la rutina diaria, los padres pueden enfocarse en la implantación de una rutina de actividades con unos horarios aproximados. Algunos ejemplos de actividades de ocio pueden ser: los juegos de mesa, ver películas, hacer karaoke, concurso de baile, rompecabezas, jugar con Legos, juegos electrónicos, sesión de fotos y videos, ejercicios, jugar con su mascota, practicar un instrumento.  

Entre las actividades de tipo académico se pueden considerar: verificar las libretas y repasar material previamente discutido en clase, practicar destrezas de lectura y escritura, accesar páginas de Internet con actividades educativas, hacer palabragramas. También pueden considerar realizar algunos quehaceres domésticos como: organizar las gavetas, recoger ropa y juguetes para donar, limpiar su cuarto, enseñarles una receta de cocina y hornear galletas, entre otros.  

Son muchas las actividades que se pueden realizar y es importante que los padres sean partícipes de las mismas. Siempre es preferible sacarle provecho a un evento negativo y convertirlo en un evento positivo. De esta manera, distraemos nuestra mente y disminuimos los niveles de ansiedad. Disfrutemos el presente y agradezcamos este tiempo acuartelados para compartir con nuestros familiares, ya que muchas veces la rutina nos aleja de nuestros seres queridos. Seamos proactivos en aquello que podemos controlar y reafirmemos la salud emocional de nuestros niños.

Otras columnas de Wildaliz Caro González

💬Ver 0 comentarios