Luis G. Rivera Marín

Tribuna invitada

Por Luis G. Rivera Marín
💬 0

Como duele Venezuela

Como duele la triste realidad en que han sumergido al pueblo venezolano. Falta de garantías constitucionales, avasallamiento de sus plenos derechos, golpizas, muertes… una triste realidad, que tiene un solo responsable. Un solo responsable y un puñado de cómplices, quienes han manchado con sangre la bandera que simboliza el sol, las riquezas, la armonía, la justicia, los mares, la patria, la fuerza y el progreso. Venezuela no merece tener este despertar todas las mañanas.

La comunidad política internacional, conformada por todos los dirigentes que abogamos en nuestros territorios y en los organismos y foros por una Venezuela democrática, se ha expresado y ha canalizado acciones de diversas maneras. Una de las últimas acciones fue realizada por Luis Almagro quien, en su rol de secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), nombró como asesor especial al exfiscal de la Corte Penal Internacional, el doctor Luis Moreno Ocampo, quien se encargará de facilitar audiencias públicas para escuchar a las víctimas de la represión en Venezuela.

Mientras tanto, aquí en Puerto Rico, casi dos mil venezolanos se han expresado hace pocos días en contra de una nueva embestida del régimen de Nicolás Maduro y su constituyente. Un voto simbólico y significativo que plasmó el 16 de julio, una respuesta contundente: ¡El pueblo dijo basta!

Hace unos días, los hermanos venezolanos que viven en la Isla, se han manifestado pacíficamente, con la consigna clara de hacer visible la realidad de su añorado terruño.

En contra de todas las acciones positivas que se toman, el bravucón de Maduro se mofa y desoye.

Mientras millones en todo el mundo se expresan en pos de restablecer la democracia en Venezuela y los plenos derechos y garantías constitucionales, Maduro y su banda desagarran uno de los países más ricos del planeta; hoy sumergido en la escasez, la pobreza y la desolación.

El régimen responde a las demandas con terror y represión, planteando una guerra sucia contra su gente.

Las imágenes son aterradoras. Y ante esto, una nueva respuesta dictatorial: expulsar a periodistas extranjeros, callar a la prensa local y denegar el permiso de ingreso a Venezuela de prensa internacional; una realidad que ha sobrepasado todos los límites.

Ante tanto desconsuelo, quiero llevar un mensaje de esperanza: Venezuela tiene una solución a su conflicto. Esta solución es viable, es concreta y está al alcance de la mano. Hay una única vía, la solución pacífica. Presidente Maduro, intimo a usted a dialogar formalmente con todos los dirigentes y sectores de su hermoso país, con el acompañamiento de los organismos, foros y dirigentes de la comunidad internacional. De una vez y para siempre, Venezuela tiene que caminar hacia la casa de la paz, transitando el camino de la democracia. Su pueblo lo merece, y como soberano se lo exige. Lacomunidad toda lo demanda. No hay peor ciego que quien no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír. Ni peor traidor que quien traicione a su patria.

Otras columnas de Luis G. Rivera Marín

viernes, 15 de septiembre de 2017

Unidos somos más

El Secretario de Estado, Luis Rivera Marín, recapitula sobre la respuesta de ayuda y solidaridad ejemplar del gobierno y los puertorriqueños tras el paso del huracán Irma

miércoles, 9 de agosto de 2017

Un mejor Puerto Rico es posible

El secretario de Estado, Luis Gerardo Rivera Marín, expresa que la visión de Washington comienza a cambiar respecto a la isla

martes, 1 de agosto de 2017

Iván Rodríguez sabe de metas

El secretario de Estado Luis G. Rivera Marín ve en el receptor boricua Iván Rodríguez la tenacidad para ir tras las metas y conquistarlas, acción que debe emularse en su búsqueda por la estadidad.

💬Ver 0 comentarios