Rosa Mercado

Buscapié

Por Rosa Mercado
💬 0

Como las rosas

Sobrevivieron el huracán María como buenamente pudieron. Y aunque en su momento fueron el motivo de nuestro orgullo y felicidad, en el conjunto de la desolación, mientras llorábamos al palo de panapén y al de aguacate, mientras recogíamos los escombros de todo los que nos rodeaba, ellas seguían allí. Pero no las notamos.

Las pobres, casi nada. Estoicas a su modo. Como la flor de El Principito, cuatro espinas en una vara para desafiar al mundo. Y la vida pasó. También nosotros, como buenamente pudimos, nos enfrentamos al mundo. Estoicos. Cantándole Cumpleaños Feliz a la gente en las filas para echar gasolina. Reuniéndonos con la familia, junto a una taza de café, para esperar la oscuridad nuestra de cada día. Como ocurrió con las rosas, nadie notó, en el orden enorme de las cosas, la magnitud de nuestra tristeza.

Como nuestros muertos, invisibles para el gobierno federal y local, nuestro dolor también lo fue. No teníamos tiempo para lamentarnos porque estábamos demasiado ocupados sobreviviendo. Nuestra pena se sonrojaba cuando encontrábamos un amigo que había perdido la casa. Y le entregábamos, en un abrazo, todo lo que, de otro modo, no podíamos expresar.

La solidaridad dejó de ser una palabra y se convirtió en una manera de enfrentar la situación. Las personas abrían las puertas de sus hogares a los que no tenían un techo donde cobijarse. Faltos de luz, televisión, internet, recuperamos poco a poco la costumbre de hablar y de escuchar, sin la eterna interferencia de alguien embobado en la pantalla de un celular.

Lo peor de nosotros también salió a pasear. El desmadre gubernamental, el acaparamiento, la gansería. Muchos de nosotros, como las rosas, seguimos adelante, haciendo nuestra parte por sobrevivir, por de algún modo volver a ser quienes fuimos antes de que el huracán María terminara con el mundo que conocíamos.

Ahora miramos el rosal y entendemos la lección. Las rosas no lloran. Florecen.


Otras columnas de Rosa Mercado

miércoles, 2 de octubre de 2019

Vieques

Para los residentes de Vieques es un martirio cotidiano que no le importa a nadie. Por eso se hartaron. Y decidieron hacer vivir la experiencia a la Administradora de Transporte Marítimo, escribe Rosa Mercado

martes, 10 de septiembre de 2019

Puente de amor

Rosa Mercado expone que la distancia geográfica de la patria no puede minar la solidaridad y otros sentimientos de los puertorriqueños en la diáspora

lunes, 29 de julio de 2019

Tierra para florecer

Rosa Mercado señala que en el chat del gobernador, lo que escandaliza, lo que mayor indignación provoca no son las palabras, sino las acciones

💬Ver 0 comentarios